13 de enero de 2012

Pandemonium

Escuchó el hacedor la historia de una joven y de sus renacimientos a un mundo distinto. 

Título: Pandemonium
Trilogía: Delirium II
Autora: Lauren Oliver
Editorial: SM
A la venta el 21 de febrero.
Leer el primer capítulo
Páginas: 379
ISBN: 9788467553185
Sinopsis: Lena debe luchar, ahora sin Alex, por un mundo en el que el amor no sea considerado una enfermedad. ¿Será capaz de volver a enamorarse?

Muchas gracias a SM por la posibilidad de leer este libro con más de un mes de antelación gracias al Reto Pandemonoium.

Opinión: Lauren Oliver ha conseguido de manera increíble superar claramente a Delirium y volver a dejarnos con la miel en los labios en el final. Eso sí, nos ha dejado con la miel en los labios después de empacharnos con una prosa cuidada, un estilo descriptivo especial y una protagonista que, si en Delirium tenía algún que otro punto que chirriaba, en este libro nos resulta mucho más creíble y natural. Sin duda, uno de los libros del año y una de las mejores sagas de ciencia ficción juvenil que se han visto en mucho tiempo. Como sabréis, he participado en el reto Pandemonium, organizado por la editorial SM y tengo el honor de poder presentaros la reseña del libro antes de que salga. Eso sí, os puedo asegurar que, si aún no habéis conocido a Lena, estáis obligados a hacerlo. Simplemente, una saga única donde el segundo libro deja en evidencia al primero, demostrando así que, aunque yo dudara de la posibilidad de darle una continuidad a la historia de Lena, Lauren sabe hilar unas historias maravillosas creando a un personaje absolutamente delicioso.

Muchos os preguntaréis, si habéis seguido mis tweets, cómo puedo estar tan convencido de ello si he tardado tan relativamente poco en leerlo. No hubiese podido soltarlo aunque hubiese querido. Una vez te introduces en sus páginas, no puedes evitar seguir hasta conocer el desenlace. Apenas hay algún que otro ligero bajón de ritmo, que además el cambio entre los distintos tiempos ayuda a arreglar. Sin duda, el libro engancha como pocos, pero es que va más allá de eso. Hay momentos en que simplemente no puedes sino adorar la prosa de un autor, cuando es capaz de dibujarte las escenas en la mente de una manera tan vívida que es como si estuvieras allí, eso es lo que pasa con Lauren Oliver en este libro. No es simplemente que las descripciones sean buenas, es simplemente que son. En serio, poco más puedo decir salvo que, ante muchas de las descripciones sentiréis exactamente lo mismo que la protagonista, lo que hará que la primera persona, que en ocasiones en Delirium llegaba a flojear ligeramente, en este libro se vea como la única posibilidad de narración. Es un estilo ligero, a pesar de las descripciones tan pormenorizadas, lo que tiene aún más mérito, puesto que, generalmente, cuando se incluyen muchas descripciones o estás son muy detalladas ralentiza el ritmo del libro de una manera demencial. Este libro puede servir de ejemplo de cómo esa relación no es obligatoria, quitando excusas a todos aquellos que excusan un ritmo lento con las descripciones. Y la acción, la acción, mucho más presente que en Delirium, no deja de resultar no solo perfectamente narrada para que no te pierdas en ningún momento, sino que incluso resulta especialmente atractiva porque aparece justo cuando crees que no podrías resistir más el permanecer dentro de la mente y los sentimientos de Lena. 

En algunos libros escritos en primera persona he dicho que la protagonista narradora marca, y mucho, la calidad del resto de la historia, ya que, si nos resulta insoportable, la historia acaba quedando en un segundo plano con respecto a nuestro odio hacia la narradora. O nuestro desprecio. Lena empieza ganándose nuestra compasión, para acabar ganándose de manera unívoca nuestro cariño y, sobre todo, nuestra comprensión y nuestra empatía. Para que yo diga esto último, ya os podéis imaginar que Lena se ha convertido en una de mis narradoras en primera persona favoritas. Pero no penséis ni por un momento que va a ser el único personaje que va a conseguir llegaros al corazón. Prácticamente todos y cada uno de los secundarios obtienen un efecto muy parecido al que Hana y Alex conseguían en el primero. Te acercas a ellos, los ves a través de los ojos de Lena y no puedes evitar desear conocerles aún más. Para empezar, Raven y Tack, dos personajes que me han llamado mucho la atención por su papel en la historia de Lena y por la clara química que destilan cuando están juntos. A pesar de que Lena apenas se fije en ellos, me han cautivado. Sarah y Blue me han parecido adorables. Y Julián, al que siempre llamaré Julian en mi mente, sí, como el de Oliver y Benji, Julián ha sido una especie de redención. Ha actuado de una manera creíble y natural, siendo en todo momento un tanto obvio lo que iba a pasar. 

En cuanto a la trama, si bien es cierto que he podido olerme bastantes cosas de las que han pasado, sobre todo a partir de la mitad de la historia, no se puede negar que está, no solo perfectamente hilada, sino que engancha y consigue que desees saber si lo que va a suceder es lo que tú esperas o no. Hay un momento especialmente emotivo, que simplemente no he podido por menos que dejar caer una lagrimita, porque sin duda la forma en que lo cuenta Lauren consigue que te sientas realmente interpelado de una manera muy personal por la historia. Por otro lado, no cabe duda de que el final es simplemente asombroso. Consigue que necesites tener el siguiente libro, eso sí, no os esperéis a que salga, Pandemonium bien se merece dejar solo muñones donde antes teníais brazos. En serio, no puedo hablar de la trama sin la necesidad inconfesable de decir cosas que no debería. Baste deciros que Lena es sorprendente y vais a descubrir muchas cosas nuevas acerca de la sociedad y de la misma Lena que no os esperaríais. Desde mi punto de vista, la mejor evolución de una trama desde un primer libro que no requería una continuación. Bueno, ahora mejor me callo, que Lauren ha demostrado claramente, como ya he dicho, pero que no lo repetiré lo suficiente, que sí había hueco para una continuación, sobre todo si es tan excelsa como esta.

En definitiva, si el día que salga no hay filas para comprarlo, no será porque no se lo merezca. Un libro muy especial, con una protagonista única y con una prosa tremendamente cuidada. Un diez para la traductora también, que ha conseguido hacer de su lectura en castellano una auténtica delicia.

Impresión general
Puntuaciones
Especial
Sentimiento: 10
Estilo: 10
Personajes:10
Credibilidad: 10
Trama: 10

5 comentarios:

  1. Pues, sinceramente, no me esperaba que fuera a estar tan bien. Mike wontsit.

    ResponderEliminar
  2. Excelente reseña. No podría estar más de acuerdo en todo, es superior a Delirium –y eso que para mí ya parecía difícil– y destila una humanidad que pocas veces encontramos en una novela de este tipo. Lauren se ha superado a sí misma y espero que Requiem –con ese nombre tan poco halagüeño que ya me temo que vamos a llorar como descosidos–, no nos decepcione y esté a la altura de esta excelente segunda parte.
    Decirte que ha sido un placer contar contigo para el reto (:

    ResponderEliminar
  3. Genial la reseña y la verdad es que estoy de acuerdo contigo (hasta con lo de la lagrimita).

    Un abrazo

    P.D: Como he dicho por twitter me hago fana tuya XDDD

    ResponderEliminar
  4. Holaaa!!
    Muy buena la reseña! Y felicidades por ganar el reto Pandemonium :)
    Ya tenéis nuevo seguidor ^^ Pasaos por mi bloog
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Apoyo al 100% esa ovación a la autora y a la traductora. Gran trabajo de ambas ;o). A mí me encanta la prosa de Lauren, tanto en la primera como en la segunda novela. Ni un pero. Y aunque se intuya cómo va a transcurrir la historia, está narrada de una forma tan emotiva que yo me emocioné y sorprendí igualmente XD.
    Buena reseña, como siempre.
    Besotes delirantes.

    ResponderEliminar