13 de diciembre de 2011

Reflexiones: La percepción de la literatura juvenil

A veces uno se asombra de hasta qué punto puede llegar el hablar por hablar. Y más cuando nos encontramos un artículo en un suplemento de "cultura" (por no decir cultureta) en el que básicamente se decide qué vale y qué no vale acerca de la cultura (en particular literaria) juvenil. Pero vayamos a lo importante, a cómo esto es una muestra de la percepción que la sociedad tiene de la literatura juvenil... o mejor dicho, de cómo parte, precisamente la parte más interesada en que esta literatura crezca y mejore, tiene una opinión bastante nefasta de la misma.



Si leemos el artículo, tarea recomendada aunque la vena de la ira se nos hinche con facilidad, lo primero que encontramos es algo muy importante: el titular del mismo. Ya sé, ya sé que la mayoría sabéis perfectamente las partes de un artículo. En este caso es importante porque nos dice de una manera bastante clara cuál va a ser una de las posturas que va a defender: La tribu de las letras. Recordáis cuando dije que uno de los peligros de la campaña leeder era hacer parecer que la lectura es una cosa "tribal", pues parece que no estaba alejado de la realidad. Quizá lo primero que hay que tener claro es que no se puede hablar de una tribu urbana que ocupa el 80 y tantos por ciento según una de las estadísticas, pero sobre las estadísticas quiero hablar después. Ahora mismo lo que me interesa es esa concepción tan extraña, ¿somos una tribu urbana los que leemos? ¿O puede leer gente de muy diferentes gustos e intereses? Claro, lo "fácil" es centrarse en lo que nos diferencia del resto a los que leemos mucho, pero esos no somos todos los que leemos. En fin, si empezamos desde aquí, ya podemos ver que el que escribe el artículo no está precisamente a favor de la literatura juvenil, o, por lo menos, no tiene mucha idea de dónde se está metiendo. A pesar de ello, demosle un voto de confianza, seguro que ha sido un despiste al elegir el titular, a todos nos puede pasar.

Pasemos al primer párrafo, para ver qué nos puede decir. Hay que tener en cuenta que esto aparece en un periódico de tirada nacional, eso significa que sus lectores son, por lo general, mayores de edad. Bien, estoy seguro de que muchos os habéis llevado las manos a la cabeza cuando aparece el título El señor de los anillos en un artículo dedicado a la literatura juvenil. Eso indica un conocimiento del ámbito de la fantasía... que vamos a llamar limitado, por no decir aberrante. Cierto, muchos jóvenes leen El señor de los anillos. Otros muchos leen Los Pilares de la Tierra. ¿Lo convierte eso en un libro juvenil? Aham, ya me parecía a mí. Pero luego llega lo mejor. "Corren y gritan como descosidos". Muy bien... son niños y jóvenes, ¿qué esperabas? Es lógico. Parece que le molestase que se comportasen de esa manera. En fin, todavía no hemos pasado de la tercera línea y ya estamos con estas. Sí, son niños y jóvenes, no son adultos, se comportan como lo que son. Y entonces... se arma de valor y se atreve a decir una cosa impensable. Los que leen son los marginados y los egoístas. Ni comparten la comida, símbolo de solidaridad en cualquier patio de recreo, ni juegan, símbolo de unión a la masa estudiantil. Se quedan en una esquina embobadas pensando en el elfo del que se han enamorado. No sé si molestarme en seguir leyendo tras semejante barbaridad... pero supongo que alguien debe hacerlo, aunque sea para reír un rato. Porque tras tal comentario ingenioso, merece pensar que la que escribió esto solo intentaba hacernos reír. Ah, no. Que estamos en un suplemento cultural, no en el suplemento humorístico. Oh, aparte por supuesto de que la siguiente frase parece aceptar el bullying como hecho de facto contra cualquier lector. Al fin y al cabo, si a ella le da igual... En un periódico nacional, repito, por si acaso no ha quedado claro. Reconozco que nadie lee el suplemento cultural excepto los que adoran la cultura, pero no es óbice para dejar caer algo así. Y no, no es por ser políticamente correcto, sino porque se puede expandir esa teoría, que ya lo está, y entonces nos lamentaremos cuando dos o tres piensen que está bien molestar porque sí a los que leen. Pero sigamos, que si vamos frase por frase probablemente no acabemos nunca.

Muy bien, pero no avancemos demasiado, porque pronto nos prepara otra imagen digna de, o bien echarse unas risas, o bien echarse a llorar. Voy a intentar tomármelo con humor, porque si no, no acabo esta reflexión. Sé que probablemente os estoy aburriendo, pero es que semejante... obra, merece un análisis pormenorizado, para poder reírnos sin complejos. La luz apagada, la puerta cerrada... ¿estás seguro de que ese lector no ha descubierto Internet y sus vicios demasiado pronto? Oh, claro, ahora venimos a la parte siempre divertida cuando mezclan por medio los juegos de rol. Si no podía faltar, mis amigos los juegos de rol, esos que te envían a realizar rituales satánicos en una fuente y te inician en lo oculto. ¿De verdad, Babelia, de verdad queremos ir por ahí? Y lo mejor, sin duda, la banda sonora que, cree el inocente, tendrá el joven. Lennon. Con Imagine, una de las canciones más sutilmente revolucionarias de todos los tiempos. Cuánto dudo que muchos lectores jóvenes conozcan a los Beatles. Son hijos de su tiempo, al fin y al cabo. Y del mismo modo, poco quiero decir, acerca de la elección de títulos que, a juicio del escritor del artículo componen la biblioteca particular de esos lectores. Persépolis, dice. Claro, el cómic independiente siempre ha gustado mucho a eso de los doce años. Porque como tienen los conocimientos de historia mundial y culturales para comprenderlo... ah, ¿es ese el mensaje? ¿Que se leen cosas que no están preparados para entender? ¿De qué edad está hablando? Quizá nos lo responda más tarde. Porque luego dice los libros que les han mandado en el colegio y casi parece que hable de universitarios. ¿Lazarillo de Tormes, Quijote y La Eneida? ¿Antes de los quince años? Claro, y después les ponemos con la Declaración de los Derechos Humanos, Madame Bovary, Fausto y Crimen y Castigo. Ahora tengo mucho más aprecio a mis profesores, que sabían lo que era mandar libros adecuados a la edad. Y entonces... llegan las temidas estadísticas. Ya llegaremos a ellas, que quiero dedicarles un parrafito solo para ellas.

Después, una profesora de Lengua de un colegio madrileño es citada, espero que fuera de contexto, para mezclar el tocino con la velocidad. Mi pregunta es la siguiente, ¿Qué tiene que ver la moda con que te leas todos los libros de tu personaje favorito? No, en serio, no le veo la relación. Ni tampoco veo nada intrínsecamente malo en seguir una moda. Pero eso es otro cantar, que bien podría ser una reflexión completamente distinta. Por supuesto, la profesora no podía irse sin decirnos algo asombroso. Pero como es una estadística, y, sin duda, las estadísticas hay que verlas en conjunto, creo que ha llegado el momento de dedicarles su momento de gloria. No os asustéis, van a ser unas matemáticas muy sencillotas, que para algo soy de letras. Vamos a ver, vayamos a por las primeras. El 100% de los niños entre 10 y 13 años se leen los libros que les mandan en el colegio. Libros que, no olvidemos, incluyen El Lazarillo, El Quijote y La Eneida. No voy a decir que los niños mientan. Simplemente me voy a reír un rato antes de continuar. Venga, hacedlo conmigo, que seguro que os relajáis. ¿Ya habéis terminado? Vayamos a por la siguiente cifra, que luego quiero recordar a nuestra amiga la marginada egoísta y soñadora. El 82.6 % lee de manera habitual. Si esa cifra lee habitualmente y nuestra amiga es un ejemplar paradigmático de los lectores, ¿hemos de suponer que el 82.6% son marginados egoístas y soñadores? ¿O son solo los que leen diariamente, que aún así superan de largo la mitad de los niños? O, puestos a decir tonterías, ¿lo son solo las féminas o también afectan de ese modo al género masculino? ¡Qué de marginados! Pasemos a los siguientes porcentajes, que son los hábitos de lectura (de esta misma edad, se supone) no bibliófilos. Es decir, los que no tienen que ver con libros. Un 48% lee revistas, un 28 tebeos y un 22'5... esperad... ¡un 22'5 lee periódicos! A los diez años, lo más cerca que estaba yo del periódico eran las tiras cómicas. Si es que tenemos una infancia que no nos merecemos. Claro que puede ser que en clase les manden leer el periódico, y entonces, como TODOS leen lo que les mandan en clase...  ¿Alguien puede comprender esos porcentajes? Fijaos que no me molesto en defender lo bueno que es para esos niños leer, eso se da por supuesto, aunque probablemente recojamos lo que sembramos en la siguiente etapa.

Pasemos ahora a los porcentajes de los young adult, de los 14 a los 24 (sí, incluyen a los universitarios... que también corren y gritan como descosidos... porque espero que no me estuviera diciendo que a los diez años se leen El señor de los anillos...) que también tienen su miga. Baja el número de lectores habituales al 68% y ¡Asombraos de mis dotes deductivas, el 32% no quiere leer! Un momento... un momento... ¡¿Casi el 40%?! ¡¿Significa eso que hay gente que lee habitualmente "sin querer"?! Porque en mi casa el redondeo de 32 es poco más de 30 no casi el 40. Claro, que de la otra manera parece dar más consistencia a la teoría de que los jóvenes no leen. Un segundo, lee más de la mitad. Aquí hay truco. Tiene que haberlo, puesto que todo el tono del artículo es... displicente con la lectura juvenil, no puede decir que los jóvenes leen. Bueno, parece que sí acepta que se lee. Eso sí, es de "baja calidad" como bien nos demuestra la cita "no directa" de una librera que habla de hacerles caer en brazos de la literatura adulta. Literatura adulta... ¿se refieren a Dan Brown? ¿O a las autoras de romántica adulta? Sí, eso, menciona clásicos "juveniles" como el Guardián entre el centeno. Que eso te hace quedar mejor. Aunque juraría que está llamando clásico también a El niño del pijama de rayas, y... bueno, debe ser que tenemos una concepción distinta. Y hasta aquí mi repaso de los porcentajes, solo me resta añadir que si una tribu urbana llega al 70% de la población debería ser considerada la tribu predominante, y dominar el mundo.

En fin, como veis ya no voy a seguir el artículo, porque prefiero comentar cosillas puntuales, como puede ser la conclusión de la maestra de Lengua. Sí, sin duda, si no leen no lo pasarán bien en una carrera de letras, y si son lo suficientemente idiotas como para probar se merecen pasarlo mal, y probablemente les cueste expresarse en una de ciencias... pero en este siglo concebir la lectura como algo atado a los libros es... divertido, si quieres que la gente se ría, es una buena manera de conseguirlo. Porque evidentemente al ver películas y estar en el ordenador se gana cultura, no nos engañemos. Y en el ordenador hasta puedes escribir. Asombroso. Máquina del demonio que rompe el esquema tradicional. Es claramente un problema, y como tal debe ser tratado, en vez de ofrecerles facilidad para acercarse al lenguaje correcto a través de otros medios. El mejor argumento para una profesora de lengua, sin duda.

Por supuesto, asumir que los niños de padres lectores leen algo más que los hijos de padres no lectores no es descabellado. Lo que sí es descabellado es esa manía de que los niños de 6 a 14 años se lean El señor de los anillos. Por supuesto, este artículo no podía estar completo sin otro ataque a parte de la infancia actual, como son las videoconsolas. Todos los niños son habituales del Rincón del Vago y hábiles con internet. Claro, y como yo una vez vi a un adulto que no sabía leer ningún adulto sabe. Qué divertido es generalizar. Yo también sé. Por no hablar de ese "Educados con la Wii o la Playstation", señora, los que educan, hasta donde yo sé, son los padres, o los profesores. Solo en el caso de que ninguno de esos dos sepa articular una educación atrayente para el joven conseguirá una videoconsola educar, o más bien entretener y mantener a la educación apartada.

En conclusión, un artículo que pretende erigirse en defensor de la literatura juvenil y no hace más que daño a la misma. ¿Alguien comprende por qué es tan difícil para la gente "seria" entender que hace falta saber algo de lo que dices antes de meter la gamba? Aparte, por supuesto, que decidir que todo es debido a Harry Potter y no a que desde entonces han empezado a surgir muchos buenos autores de literatura juvenil es como diría un inglés un "biased argument" puesto que, si bien fue el primer gran boom, si no hubiera habido una continuidad literaria se hubiera quedado en nada. De Primero de primaria, si hay algo que leer se puede leer, si no hay nada que leer, no se puede leer. ¿Fácil, no? Pues parece que no debe serlo tanto si seguimos pensando que un niño de siete años, que ni siquiera había nacido cuando surgió el fenómeno Potteriano solo se acerca a la literatura juvenil debido a Potter. Qué bueno es que haya niños para echarles la culpa. Y claro, vamos a hablar con alguien que sabe mucho de esto, como es un recopilador de cuentos tradicionales, a quien seguro que no le molesta en lo más mínimo que los niños actuales busquen otras historias sobre las que basar su imaginario que no sean Juan sin miedo o Blancanieves y los siete enanitos. Va a ser objetivo sin lugar a dudas. Ah, que no lo es. ¿Hay alguien a quien le asombre? Si nos vamos al siglo XVIII vemos que entonces no triunfó la literatura didáctica entre los adultos, y sigue sin triunfar, ¿por qué los niños tienen que ser diferentes? ¿Alguien me lo explica? Por supuesto, presuponiendo que la teoría del cuentista es cierta y ningún libro juvenil actual transmite ningún valor. ¿Ah, que no lo es? ¿Pero no habíamos quedado en que esta literatura solo es una moda? Definitivamente, este artículo hace más daño que bien a algo que deberían valorar los periodistas de una sección cultural, como es el surgimiento de una masa lectora juvenil que, tarde cuanto tarde, se convertirá en un pilar cultural.

25 comentarios:

  1. Que nos enfademos y publiquemos artículos sobre lo mal que escriben es lo que esperan.

    Veo más rentable hacer un artículo sobre LIJ desde nuestro punto de vista, los lectores de LIJ.

    Y encima bueno.

    Eso sí que sería una gran respuesta contra el artículo.


    PD: Que no quita que tu entrada esté genial, buenas respuestas! Pero más que odio e ira, debemos serenarnos y decir: ¿Y qué?

    xD

    ResponderEliminar
  2. Pues yo lo encuentro una buena respuesta, no me gustaría dejar que esa opinión de 'lector marginado' se propagara. No es el caso, tenemos vida a parte de la lectura y ocupamos nuestro tiempo en otras cosas. Gran respuesta!!

    ResponderEliminar
  3. Desde luego el artículo es vergonzoso. Muy buena reflexión.

    ResponderEliminar
  4. A mi me ha parecido magnífica tu respuesta a ese artículo, y ojalá esa persona lo lea, a ver si aprende algo, por lo menos a cerrar la boca si no sabe de lo que está hablando. Ese tipo de artículos lo único que hacen es aumentar los prejuicios y tópicos que tenemos que escuchar cada día sobre la literatura juvenil. Pero vamos, que tampoco me sorprende viniendo del periódico del que viene xD
    Has rebatido punto por punto cada una de las incoherencias que suelta, estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Ah, y soy joven, nunca he jugado a la "play" y sí, leo literatura juvenil y también adulta (y no, no hablo de El niño con el pijama de rayas, señora librera...).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Khardan, menudo repaso has hecho al artículo. Casi me parto de risa, aunque sea para llorar que la gente maltrate a la literatura y a la edad en que se siembra el amor por ella.
    Ahora mismo voy a leerlo para comprobar las citas demoníacas ;o)
    Debe ser algo así como lo que pasa con los juegos de rol. Cuando ya tienes una fama... échate a dormir que ya no hay nada que la cambie.
    Saludos de una que se leyó el Señor de los anillos ya bien mayorcita.

    ResponderEliminar
  6. Reconozco que soy de las que me leí El Señor de los Anillos con 10 años... pero ya leía bastante antes de eso... Me costó mes y medio leérmelo, y aún lo tengo como una proeza, me encantó... Pero eso es caso aparte jaja.

    Desde luego este artículo, además de contradecirse por completo más de 2 y 3 veces, hace mucho daño, como dices, Khardan. Me parece impresionante que pretenda decir que toda la literatura debiera enseñar algo al lector. Que yo sepa Dan Brown o Larrson (por poner ejemplos de las "modas" adultas) no enseñan nada. ¿Enseñan la teoría de la relatividad? Son simple entretenimiento. Claro que hay tipos de literatura, pero pretender que un niño de menos de 14 o incluso de menos de 17 se lea un texto de reflexión filosófica o cualquier otro tipo me parece uan visión muy deformada de la realidad. Precisamente es privar a la juventud de ocio, un ocio que también se tiene en la madurez, porque, sinceramente, para aprender me leo libros de texto.

    En fins, creo que me he liado un poco sobre mí misma, pero esto es lo que opino jaja

    Un saludo y buena entrada =)

    ResponderEliminar
  7. fuera coñas... sabes que la tal amelia castilla es la directora del suplemento??

    ResponderEliminar
  8. @Debi Da igual que se hagan artículos desde nuestra perspectiva si luego gente "importante" dentro del mundo de la cultura como son redactores de periódicos de tirada NACIONAL (y creo que incluso internacional) hagan artículos como este. Y si nadie responde, se queda como si fuera la única voz en el desierto, cuando en realidad hay muchas otras voces a las que se oye menos, pero que ahí están.

    @Papalbina ¿De verdad? Pues no lo sabía, pero con las erratas que tiene me parece todavía más triste. Así como que alguien que ha tenido que ver la época en que la literatura para jóvenes básicamente no existía la denigre de esta manera, en fin...

    ResponderEliminar
  9. OLÉ para ti, de verdad. Me ha encantado tu reflexión y para este artículo... en fin, casi que no tengo ni palabras. Qué vergüenza... :S

    Un besin!!


    E.

    ResponderEliminar
  10. es una verguenza que se escriban esa clase de cosas impunemente y que la gente se lo crea sólo por la autoridad que tiene el que lo escribe

    ResponderEliminar
  11. khardan, no puedo menos que hacerte la ola después de esta reflexión. No sé si reír o llorar con ese artículo... Y no sé si es peor que se contradigan o no. Dicen tantas chorradas que no sé ni por dónde empezar, sinceramente.
    Una reflexión genial =D

    Ciao^^

    ResponderEliminar
  12. Pues a mí el artículo me parece bastante elocuente. No solo pone de manifiesto la absoluta carencia de calidad y sello propio que predomina en el panorama literario juvenil actual, sino que corrobora con cifras lo que muchos llevábamos bastante tiempo adelantando: la lectura se ha convertido en pura cuestión de marketing, enfocada hacia un público mayoritariamente femenino, pre/post-adolescente y absolutamente sobrepasado por las hormonas. Entiendo tu indignación, cada uno es libre de expresarse tal y como pueda o quiera, pero no creo que merezca la pena emprender una campaña de abierta hostilidad verbal ante semejante sarta de verdades.

    ResponderEliminar
  13. @sub_zero no puedo estar más en desacuerdo contigo. Primero, la lectura, o más bien la escritura, siempre ha estado relacionada con las ventas. ¿Acaso la adulta no lo está también? No veo a nadie quejarse de ello. Segundo, ¿carencia de calidad? En algunos casos, puede darse. En muchos otros lo que hay es una buena calidad. Y no entiendo muy bien a qué te refieres con sello propio, confío en que no sea a la originalidad.
    Y me indigno, claro que me indigno, solo el primer párrafo ya merece la indignación más completa. ¿El lector es un marginado, que acepta el bullying? Gracias por complicar que se vea como algo normal en vez de como algo de raros.

    ResponderEliminar
  14. Yo también estoy en desacuerdo con la opinión de sub_zero. No creo que sea cierto que en el panorama juvenil actual impere la falta de calidad. Sí es cierto que si el público femenino es el que más consume, se destine a él más cantidad de nuevas publicaciones, y que si lo que más vende es la juvenil romántica, esta suponga un porcentaje mayor en la oferta actual. Pero, si te gustan otros temas, puedes encontrarlos. Sólo hace falta que te acerques a tu librería habitual y lo compruebes.
    Lo que pasa es que es fácil confundir superventas con oferta. Parece que sólo existe lo que se publicita, lo que sale en los blogs, lo que comenta la gente. Pero hay muchos (bueno y malos) libros que no aparecen en ningún lugar, a los que no se hace márqueting, y esperan a que alguien les de una oportunidad en los estantes de las librerías.


    Y sobre el artículo mencionado… la verdad es que no lo leí, pero he leído otros tantos parecidos. La semana pasada, en el suplemento cultural de otro periódico, había una sección de recomendaciones infantiles-juveniles para estas navidades, y se incluían libros como “El nombre del viento” / “El temor de un hombre sabio”… En fin, es esa creencia general que la fantasía y el cómic forman parte de la literatura juvenil. Da igual que contengan escenas violentas o inadecuadas, o que hablen de temas que a los catorce años no puedes ni comprender. Lo que nos movemos en el mundillo ya estamos acostumbrados a ello ^^

    ResponderEliminar
  15. @khardan En primer lugar, sí, me estoy refiriendo exactamente a la falta de originalidad cuando hablo de sello propio. El argumento de las novelas juveniles no es que varíe demasiado de unos títulos a otros. Es una y otra vez la misma chica adolescente, de recursos intelectuales más bien escasos, y que se enamora perdidamente (voilá) de algún tipo de criatura con poderes o características sobrenaturales más que manidas. No digo que sea ni bueno ni malo, cada uno consume lo que quiere. Pero en lo que no falla el artículo es en calificar este tipo de libros como lectura no formativa. Es decir, no aportan absolutamente nada ni dejan espacio alguno para la reflexión. De todas formas, creo que deberías releer el artículo porque creo que no has entendido ni la esencia. Incluir en tu desconsiderada disertación términos como bullying me parece poco menos que demencial.

    ResponderEliminar
  16. @sub_zero: No ignores la parte de "la literatura juvenil no es solo eso". Sí, existen libros en los que la protagonista se enamora de un ser sobrenatural y blablabla, pero no puedes generalizar y decir que la literatura juvenil es SOLO eso, porque no lo es. ¿Que esa es la imagen que se da porque es lo que más ha triunfado? Pues qué se le va a hacer, pero fíjate en el mensaje de Irilaya, y verás que hay más cosas. No todo es Crepúsculo y sus copias.

    Con respecto al artículo, ¿dónde ves la lógica del mismo? Porque yo lo he leído y no tiene ningún sentido. Dice que más del 80% de jóvenes leen, pero... ¿resulta que son marginados? ¿Cómo se come eso? Y no usa esa palabra, cierto, pero poco le falta. "La niña que se pone a leer en el recreo, sola, suspirando por el elfo del que se ha enamorado". A mí eso me suena a despectivo lo mire por donde lo mire. Pero es que la lectura es una actividad individual. Luego puedes comentarla con tus amigos, pero en el momento de leer, se hace solo. ¿Y por eso eres un marginado social? "Enamorado" es una palabra elegida en este contexto para humillar, es que no hay otra interpretación. ¿Esa es la imagen que quiere dar una sección cultural de un periódico nacional? ¿Y luego quieren que en este país la lectura esté valorada entre los jóvenes? ¿Con esa imagen e impresión que reciben los propios "expertos"? Venga ya.

    ResponderEliminar
  17. A mi lo que me parece absurdo es que no sabéis encajar una opinión diferente a la vuestra.
    Vale, que sí, todos somos libres de decir lo que nos sale de nuestras partes, de defender nuestras opiniones libremente, pero que no sepáis aceptar una crítica que: primero, tiene razón. Pues no habéis entendido la esencia del artículo según lo que parece. Y dos, sub_zero no hablaba de ello, sino de la literatura juvenil, que vale, hay casos y casos.(MUY POCOS)
    Tías que se enamoran bla bla pero el problema es que eso VENDE. A las tías nos gustan esas cosas y por eso vende. Y lo que finalmente importan son las ventas.ASÍ DE TRISTE ES LA REALIDAD. Y claro, luego nos encontramos con casos de tías que ante "Romeo y Julieta" prefiere Crepúsculo, Crónicas Vampíricas, etc, etc, etc. Hay que joderse.
    Lo que falla en general es que la gente no sabe diferenciar un buen libro, un libro que sea en verdad bueno y que aporta cosas de uno que entretiene sin más, y que hay miles en las librerías. Ese es el problema de la literatura juvenil.

    Y bueno después de decir libremente mi opinión, uno, espero que nadie se sienta ofendido, yo también leo literatura juvenil, pero últimamente me doy cuenta que la cosa está muy mal, eso o que yo me estoy haciendo vieja.

    Y dos, es mi opinión, y respeto la vuestra, solo que no la comparto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Lo siento, pero sigo sin verle lo despectivo al artículo. Como ávido lector, en ningún caso me he sentido ofendido por ese comentario respecto a la niña que esta sola en el recreo pensando en su elfo. Lo elevo a la categoría de anécdota. Sin embargo, sí que me parece que la escritora se decanta por uno de los bandos (los que huyen de la lectura frente a los que leen por todos los demás) al decir cosas como "La ausencia de lectura revierte en la escritura y el lenguaje, que son los elementos que conforman el aprendizaje. Llegarán a la universidad sin saber construir frases, carecerán de vocabulario y no sabrán expresarse". Lejos de suponer una lacra, este artículo hace un análisis de cómo la literatura juvenil se ha adaptado a aquellos que no les gusta demasiado leer con novelas "donde pasen muchas cosas, y donde la cuestión sexual, con o sin resolver, ocupe una parte importante". Cosa que, para bien o para mal, es totalmente cierta. Que sí, que habrá mucha gente que use un tono peyorativo a la hora de hablar de libros para jóvenes, pero creo que este no es el caso. Si aún así, alguien se siente ofendido o está en desacuerdo con el artículo, me parece que existen formas más educadas y elegantes de expresar indignación que usar fórmulas baratas como "me da vergüenza", "no saben de lo que hablan" o la mejor de todas: "no sé si reír o llorar". En fin, si queréis que se os escuche con la debida atención, aprended, primero: a respetar la opinión de los demás aun cuando sea diferente a la vuestra y segundo: a encajar las críticas sin acudir a llantos ni pataletas infantiles. He dicho.

    ResponderEliminar
  19. @sub_zero Creo que aqui nadie le ha faltado al respeto a nadie. Se ha hecho un analisis SUBJETIVO de un articulo. En ningunpunto del articulo Khardan dice que sea el que tiene la razón y toda la razón, ni califica a la autora del articulo.

    Y dices que no se sabe diferenciar buena literatura de la mala. Pero al parecer tu no sabes leer entre lineas porque el mensaje dejado por este periódico es claro.

    No se si para los medios el BOOM de la literatura juvenil se agotó y ahora tienen que demonizarla (si, yo también esperaba que de un momento al otro mencionase el Rol como el siguiente paso). Pero recuerdo perfectamente como hace unos años Harry Potter era la salvación de una generación que no leía porque asi los acercaba a las puertas de la literatura y ba,bla,bla...

    No veo en ningun punto del artículo llantos y pataletas como tu dices, y lo de aceptar las críticas.. ¿Que le hay que críticar a la gente que lee? ¿Eso mismo? ¿Que LEE?? Porque ahi ya me pierdo. No sabía que era una actitud recriminable.

    Además el mensaje del artículo está claro, la literatura juvenil es en muchos casos perjudicial, todos los niños leen ( o la mayor parte, segun ellos un 80%) entonces toos los niños leeran literatura juvenil y todos acabarán solos en el recreo enamorandose de elfos y aguantando las criticas de los compañeros, ¡Alejen a sus hijos de la literatura juvenil, señores y señoras!

    Y si el concepto de bullying te parece "muy fuerte" solo me remito al artículo; ejem, ejem...

    La imaginación es un arma invencible, tanto que puede convertir el recreo en algo soportable, mientras los demás juegan y comparten bocadillos en el patio del colegio. No importa que cuchicheen a su lado o que los chicos se metan con ella. Bien pensado mejor epatar contando que su elfo le ha besado y que juntos se han ido a dar un paseo por el bosque.

    No solo da por sentado que la gente se mete con la pobre niña, sino que la acusa de dejarse verter por sus fantasías para escudarse de los otros niños. Esto puede ser por dos motivos a) se meten con ella porque lee, b) tiene algun problema que la empuja a escudarse del mundo. Sea como sea y dado el tono del artículo está claro que esta generalización se aplica a todos los lectores de literatura juvenil.

    Por estas implicaciones es la respuesta. Y si tu dices que no te sientes ofendido por el artículo, bien por ti. Pero por el resto que sí leyó entre lineas deja que nos preparemos porque me temo que este artículo, no va a ser el último.

    He dicho yo también.

    PD: Yo si me leí la trilogía del señor de los anillos antes de los 10; y mi padre me leía el hobbit para dormir cuando aún no sabía leer. A lo mejor eso tiene algo que ver...

    ResponderEliminar
  20. Mira, sinceramente no me he leído todo tu comentario ni tengo ganas de responderte porque creo que te has hecho un buen lío con la exposición. Tus premisas, tus argumentos y tu hilarante forma de tergiversar mis palabras me parecen surrealistas. (risas).

    ResponderEliminar
  21. Oh, vaya, ese último comentario demuestra muchas cosas, sub_zero. Así que ahora ni te molestas en leer entero el comentario de los que no piensan igual que tú. ¿No eras tú el que hablaba de respetar la opinión de los demás?

    [A todo esto, sí, me estoy metiendo por medio, pero es que he ido leyendo todos los comentarios y me siento afectada de algún modo].

    Bueno, pues no sé si mi comentario te parecerá a la altura o no, pero qué se le va a hacer, yo opino con todo mi derecho. Quien quiera leerlo, adelante. Y quien no, pues mala suerte.

    Aunque sea repetir lo mismo, voy a dar mi opinión de por qué el artículo me parece tremendamente absurdo. Porque sí, esa es la palabra más adecuada que se me ocurre para definirlo.

    Empecemos por el hecho que se burla de los que leen y sí, da el bullyng como algo normal. Yo diría que está bastante claro.
    Sólo hay que leer el comienzo:

    "Claro que enamorarse de un elfo puede mitigar la soledad en el patio. La imaginación es un arma invencible, tanto que puede convertir el recreo en algo soportable, mientras los demás juegan y comparten bocadillos en el patio del colegio. No importa que cuchicheen a su lado o que los chicos se metan con ella. Bien pensado mejor epatar contando que su elfo le ha besado y que juntos se han ido a dar un paseo por el bosque."

    En serio, como lectora que soy, eso ofende. ¿Como la chica lee literatura juvenil, es una marginada que se dedica a soñar con un elfo mientras los demás se burlan de ella? O tal vez sea al revés; como la chica es una marginada social por alguna otra razón, recurre a la lectura para olvidarse de las burlas de los demás. ¿Es eso? ¿La literatura juvenil sólo sirve para olvidarte de la vida real y enamorarte de seres imaginarios, hasta casi creer que son reales? ¿Esa es toda la utilidad de la literatura juvenil? Porque sinceramente, no le veo más posibles interpretaciones a ese párrafo.

    Ahora bien, tú puedes pensar que sí, que esa es toda la utilidad de la literatura juvenil. Y de hecho, eso creo entender por tus comentarios. Pero si eso es lo que piensas, creo que cometes exactamente el mismo error que comete la autora del artículo: juzgar por las apariencias, simplemente por lo que más vende, sin pararte a ver realmente lo que hay detrás. Porque hay obras buenas y malas, como en todos lados.
    Y por otra parte, aunque así fuera, aunque sea todo por el estilo y solo lo lean las adolescentes hormonadas, como se nos suele llamar a las de mi franja de edad (16), ¿y qué? ¿Acaso es eso tan horrible? Es un entretenimiento como puede serlo otro cualquiera. Claro, tal vez lo ideal sería que todo el mundo leyese a [insertar aquí a cualquier maestro de la literatura]. Pero habrá quien empiece por Crepúsculo y continúe por Cumbres Borrascosas, ¿qué hay de malo en ello? O aunque se queden en Crepúsculo, ¿y qué? ¿Son peores por ello? Digo yo que habrá de todo, gente "con pocas luces" y gente que tenga más. Aunque sólo hayan leído una saga romántica, al menos la experiencia les enseñará que también se puede disfrutar con un libro. Y a partir de ahí será mucho más fácil comprender a quienes nos pasamos la vida leyendo, ¿no?
    No estoy diciendo que Crepúsculo sea una obra maestra ni algo perfecto para culturizar a la gente. Personalmente, no me emocionó demasiado la saga, aunque en su momento la leí con ganas. Pero es que simplemente no entiendo esa absurda manía de calificar un género de libros, o una determinada temática, de inferior. Leer libros más profundos culturiza, claro que sí. Pero eso solo sirve si comprendemos que leerlos nos ayuda a comprender mejor el mundo y a las personas, no a considerarnos por encima de ellas. Si te consideras mejor simplemente porque lees "literatura adulta" y no "literatura juvenil" (alguien tendrá que explicarme un día dónde está la frontera exacta, por cierto), entonces yo que tú volvería a leerme todos esos libros y a considerarlos un poco más, porque hay algo que falla. (sigo)

    ResponderEliminar
  22. Y dejando de lado ese discurso, lo que sigue al primer párrafo del artículo no es mucho mejor, sinceramente. Pero Khardan ya ha dicho todo en su reflexión, desde las contradicciones hasta los pésimos ejemplos que utiliza como títulos de referencia. No volveré a repetir eso, pero quiero hacer una mención especial al último párrafo, que es matador:

    "Ahí mismo, las empresas creyeron descubrir un filón argumental en lo que se denomina como fantasy y que no ha parado de crecer desde entonces. Antonio Rodríguez Almodóvar [...] considera el fenómeno como literatura prêt-à-porter. Funciona porque hay mercado, pero no creará lectores, solo consumo ocasional."

    Para empezar: las editoriales son empresas, es evidente que buscan vender. Si un determinado género vende, se dedicarán a él. Y no le veo nada de malo, sinceramente. Gracias a lo que ganen con eso podrán publicar muchos otros libros. Si se dedicasen exclusivamente a lo que se suele considerar "literatura adulta" o culta si preferís, es probable que muchas hubiesen quebrado.
    Y luego, resulta que "no creará lectores, solo consumo ocasional". Pues aquí hay una amante de la fantasía de cualquier tipo, y no soy precisamente consumidora ocasional. Leo de todo y disfruto con ello, así de simple. ¿En qué se basa para decir que no creará lectores? ¿Y qué hay de todos los que crecieron con Harry Potter, o que se engancharon a Eragon, o libros más infantiles como Fairy Oak o incluso Gerónimo Stilton? Multitud de niños y niñas se aficionan a la lectura gracias a eso. Y antes de eso fue El Pequeño Vampiro, y antes, muchos otros.
    Ahora bien, tal vez esté mezclando la fantasía con la literatura romántica juvenil paranormal. En cuanto a esos, si hay tantos libros de temática parecida, será porque se venden, ¿no? Y si se venden, será porque hay lectores, ¿no es cierto? Conozco a gente que empezó por novelas de romántica juvenil y acabó devorando un poco de todo. Y gente que no, que se queda en la romántica juvenil. Y volvemos a lo mismo: los primeros no son mejores que los segundos, ni los segundos son mejores que aquellos que prefieren ver una película. Son gustos distintos, simplemente. ¿Acaso alguien clasifica a sus amigos exclusivamente en función de las aficiones que tienen? Porque sería muy triste...

    (sigo)

    ResponderEliminar
  23. Y para terminar, lo de:
    "La literatura debe tener la pureza de lo espontáneo, no se puede diseñar. Todo se queda en pasarlo bien, no se trata de libros que formen. Entre tanto, las editoriales siguen debatiéndose entre el reino de los vampiros y la moda de lo políticamente correcto, centrada en la educación en valores"

    Ahora resulta que tenemos a este señor afirmando las grandes verdades sobre la literatura. Y cuidado, que dice directamente que la literatura juvenil no forma. Así pues, lo mejor sería ¿qué? Pasar de Caperucita Roja y La Sirenita al Quijote, porque la literatura juvenil no forma. ¿Es eso? Y ojo, que si pillamos a un adulto leyendo Harry Potter, lo mejor será huír, es un inculto que lee literatura juvenil, que no aporta valores ni conocimientos, en lugar de instruírse con El niño con el pijama de rayas. ¿No? Pues que yo sepa, Harry Potter, literatura juvenil por excelencia, enseña mucho sobre la amistad y el entendimiento. ¿No se ha dicho muchas veces que el intento de Voldemort y los suyos de exterminar a los "sangre sucia" por ser inferiores era la misma situación que Hitler con los judíos?
    Y sin caer en la trampa de mencionar únicamente a Harry Potter, ¿qué hay de La Historia Interminable? Tampoco tiene valores, ¿no? O yendo más hacia lo infantil, Charlie y la fábrica de chocolate. O algo mucho más reciente: Witch & Wizard, Condenados. Un libro magnífico. Y la gran cantidad de distopías que están de moda actualmente, ¿tampoco tienen valores, simplemente porque también hay romance?

    En resumen, el artículo me parece una gran metedura de pata que da una visión totalmente superficial y peyorativa de lo que es la literatura juvenil en general, la fantasía en particular, y de aquellos que leemos y disfrutamos de este género.

    ResponderEliminar
  24. Por Dios, eso no es un comentario, es una tesis. Tampoco lo he leído (risas).

    ResponderEliminar
  25. La verdad, me lei todos los comentarios y estoy deacuerdo en ciertas cosas como no lo estoy. Aqui habla una lectora desde los 8 años que sus padres nunca le leyeron antes de dormir. Y bueno, no viene a cuento, pero el articulo me molestó aunque en parte tiene frases escondidas que tienen mucha razon en mi opinión.

    Yo pienso (lo digo por mi) Que la literatura juvenil se está llendo un poco al traste por algunos libros de muy mala calidad con historias tontas (pagan justos por pecadores)

    ResponderEliminar