25 de noviembre de 2011

Don Álvaro o la fuerza del sino

Escuchó el hacedor hablar de un amor destinado a la desgracia.

Título: Don Álvaro o la fuerza del sino
Autor: Duque de Rivas
Editorial: Cátedra (entre otras)
Páginas: 176
Género: Teatro
Sinopsis: El estreno en 1835 de «Don Álvaro o la fuerza del sino» supuso el triunfo definitivo del Romanticismo en el teatro español y el alejamiento de las estrechas normas neoclásicas. Este drama complejo y variado funde acciones violentas y escenas costumbristas, el estilo elevado y el llano, el verso y la prosa, todo en rápida sucesión y de la mano del hado fatal que empuja a don Álvaro, paradigma del héroe romántico, a su angustiada destrucción. Es, en suma, un grito de libertad artística.


Opinión: Partiendo de la base de que es teatro y el teatro está para verlo representado y no para leerlo, voy a intentar comunicaros, no solo mi opinión, sino todo lo que he aprendido sobre esta obra en clase. Pero vamos, que no creo que cuente nada nuevo a aquellos que ya lo hayan estudiado.

Se trata de una historia romántica, tanto en el sentido tradicional, si bien no hay arrumacos, como en el sentido de que pertenece a esa época convulsa de la literatura. Y sí, digo bien, convulsa, hubo muchos cambios respecto a lo anterior. (Como obra ejemplo del Neoclasicismo que imperaba anteriormente, podéis ver la reseña de las Cartas Marruecas de Cadalso). El autor de la obra es el Duque de Rivas. Un auténtico personaje de la época. Exiliado y heredero de título de rebote. Cosa que se verá en la obra.

El caso es que en el Romanticismo había una serie de ideas volando que son base ineludible para nuestra comprensión de la Literatura, y del mundo. En este libro se ven muchas de esas ideas, como por ejemplo la tragedia del amor, o la mujer penitente, o el héroe que busca defender el honor de su amada. Os diría que, auqnue muchos de los temas ya se ven en literatura anterior, en esta están tratados con una fuerza distinta. No tiene mucho sentido hablar de la evolución de los personajes, ya que uno de los temas es la incapacidad de huir del destino.

Se trata de una obra dividida en jornadas, en las que no se respeta la unidad de tiempo, puesto que hay saltos temporales grandes entre cada una de las mismas. Tampoco se respeta la unidad de espacio, pues tenemos tres lugares distintos: Un bar de Sevilla, la casa de la amada, Italia y un monasterio. Es una novela trágica, siguiendo el esquema clásico ya deberíais saber que prácticamente muere todo el mundo. Y de manera trágica siempre, aunque es cierto que en este caso tenemos una labor importante de la fortuna. Oh, que aún no os he contado la historia. Supongo que no pasará nada porque os la cuente, siendo como es un clásico.

Esto es un hombre muy rico muy rico, con fama de buen hombre, pero del que nadie sabe de quién ha nacido. Se enamora de la hija de uno de estos nobles que tienen más títulos que billetes en la cartera, y tiene bastante dinero. Va a fugarse con ella, porque entonces eso era un comportamiento perfectamente aceptable ante el hecho de estar enamorados. Pero les descubre el padre. El idiota de don Álvaro sacauna pistola, y se ofrece a morri a manos de su "suegro" pero sin descargar la pistola. Como esas armas las carga el diablo, ¿adivinad qué pistola se dispara al tirarla al suelo don Álvaro? Y claro, no podía ir a dar a la pared la bala, sino que atraviesa el corazón al padre. Sí, nos encontramos ante una de esas historias cimentadas principalmente en que todo lo que le sucede al "bueno" (que yo creo más bien que es un poco idiota por lo general) lleva implícita la desgracia.

En cualquier caso, se trata de una obra con diálogos realmente interesantes (y otros que, personalmente, dan un poquito de vergüenza ajena), pero pierde mucho si solo tienes la posibilidad de leerlo y no de verlo representado.

Impresión general
Puntuaciones
Sentimiento: 9
Personajes: 7
Estilo: 7
Tragedia: 8
Coherencia: 8

1 comentario: