26 de septiembre de 2011

Pathfinder

Escuchó el hacedor hablar de la muerte de la Tierra y del viaje de un joven

Título: Pathfinder
Autor: Orson Scott Card
Páginas: 528
Editorial: Minotauro
Sinopsis: Un poderoso secreto. Un camino peligroso. A Rigg le han enseñado a guardar secretos. Sólo su padre conoce el extraño don que le permite ver los rastros del pasado de las personas. Pero cuando éste muere, Rigg descubre que su propio padre le había ocultado secretos mucho más importantes, secretos acerca del pasado de Rigg, su identidad y su destino. Y cuando Rigg descubre que no sólo tiene el poder para ver el pasado, sino también para cambiarlo, de repente su futuro se vuelve incierto. El último deseo de su padre llevará a Rigg a la antigua capital imperial. Allí se verá envuelto en el enfrentamiento entre dos facciones: una que quiere coronarlo y otra que sólo desea matarlo. Rigg tendrá que cuestionarse todo aquello en lo que creía, elegir con cuidado en quién confiar, y poner a prueba su don... o perder el control de su destino.

Opinión: Se trata de un libro extraño desde el principio. Quizá porque me esperaba mucho más de Card en él de lo que realmente hay... o porque no hay lo suficiente de Card, pero el caso es que me ha dejado un sabor agridulce. Está muy bien escrito, pero para mí le falta el carisma del que si disfrutan Ender o Alvin. Me ha recordado más a Las Naves de la Tierra que a ninguna otra de las obras de Card que he leído.

Y es que he tenido un problema muy serio, pues, como suele ser habitual en Card, nos encontramos con un niño especial, que tiene una habilidad que le distingue y al que se le educa para ser mejor que nadie en su cercado. Pronto, en términos de tiempo-libro, comenzará un viaje que le hará descubrir que realmente no sabe tanto como cree saber, ni es tan independiente como cree ser. Y ahí, está una de las cosas que más me han extrañado del libro: Los secundarios tienen bastante peso. Pronto descubres que eso es "normal" dado que todo el mundo tiene habilidades especiales en ese cercado. Tiene también una especie de "reflexión" sobre la educación, que viene muy bien para muchos alumnos, y es que nuestro protagonista ha sido educado en ciencias avanzadas y en prácticamente todos los campos del saber, y solo más adelante descubrirá la utilidad de dicha educación. Sin embargo, y al contrario que la mayoría de los personajes-niños de Card, este no tiene carisma (o no lo tiene tan marcado como Ender o como Alvin) Más bien parece una hoja al viento que cada uno que se encuentra le manda en una dirección o en otra. Recuerdo que en las Naves de la Tierra Nafai por lo menos se daba bastante cuenta de lo que estaba sucediendo, este se encuentra constantemente sorprendido por los acontecimientos. Cosa que no cuadra con lo que intenta vendernos una y otra vez de haber sido educado para ser "alguien importante". Por otro lado, tenemos entre los secundarios una clara dicotomía entre los que conoce desde el principio, como Umbo u Hogaza, que son personajes desarrollados y coherentes consigo mismos en todo momento, y por otro a Param, Madre, el general Ciudadano u Olivenko que les conoce en la última parte del libro y no le da tiempo a desarrollarlos, lo que hace que a veces sean completamente coherentes y otras un tanto incoherentes. Además, no podemos dejar de tener en cuenta que se trata de un libro que se aprovecha de una manera muy clara del establecimiento de un narrador en pseudo-tercera persona, siendo realmente interior a los personajes, por aquello de mantener sorpresas ocultas porque no pueden entrar en la mente del resto de personajes. Esto da lugar a extrañas situaciones donde un narrador supuestamente omnisciente nos muestra las dudas del protagonista pero no nos muestra nada del personaje sobre el que duda. Normalmente, esto exacerbaría nuestra curiosidad, sin embargo, en este caso, al ser algo que sucede repetidamente y no solo con un personaje, consigue precisamente lo contrario. Siempre tiene la misma resolución cuando duda de un personaje, de tal manera que realmente sí sabes qué va a hacer ese personaje, y resulta un tanto cansino.

Por otro lado, hay algo que sí es muy interesante, y es tanto la forma en sí de viajar en el tiempo, como la forma en que "afectan" al pasado reciente. Digamos que Card ha decidido saltarse una de las normas más usuales de cualquier trabajo de ciencia ficción sobre el viaje en el tiempo. Aquí no existen las paradojas temporales, o, mejor dicho, si existen y serán constantemente discutidas por los personajes, pero al final lo que importará será una línea temporal. O eso nos querrán hacer creer. En su nota final, Card nos explicará claramente qué le llevó a hacer esto, y es una de las explicaciones más sinceras que he visto en mucho tiempo. Sin embargo, nos encontramos también con la extraña situación de tener que encuadrar este libro en un género. No es excesivamente difícil, eso sí, no es aquel que en un principio cualquier comprador pensaría.
No, no es una novela de fantasía. Se trata claramente de una saga de ciencia-ficción, solo que, de manera semejante a lo sucedido en Las Naves de la Tierra, nos encontramos en un futuro en el que al humanidad ha dado varios saltos hacia atrás tecnológicamente hablando. Por cierto, que no se me olvide comentar una de las partes más interesantes del libro, la parte escrita como diario estelar de Ram. Cada capítulo empieza con una pequeña sección de dicho libro, y tiene una finalidad clara de conseguir el interés del lector en cuándo se van a juntar las dos historias. De hecho, yo no dejé de preguntarme si Padre sería Ram. Y en esta parte sí que está perfectamente conseguido tanto el misterio como el intento de conseguir la atención del lector. Pero, de nuevo, se trata de una mini-trampa por parte de Card. Igual que con El Juego de Ender o con Maestro Cantor, esta parte se trata de un relato corto extendido.

El estilo es el usual de Card, con un vocabulario creado para la ocasión en materia monetaria y con todas las posibles preguntas muy respondidas, desde la forma en que se crean los nombres, hasta los nombres de las ciudades. Todo tiene un sentido especial. De alguna manera, no es nada extraño que siempre se diga del autor que es uno de los maestros de la ciencia ficción moderna, así que, a pesar de tener un buen estilo, ligero y atractivo, deja un regusto un tanto amargo al no encontrarnos con el mismo estilo que aparece en Ender o en Alvin, sino más bien en la que, para mí, se trata de una obra claramente menor como es Las Naves de la Tierra. Además, sin llegar a ser tan Antiguotestamentaria, algo de ese regusto bíblico sí que se mantiene a lo largo del texto. Las descripciones y la acción en general están colocadas en su momento, y ni sobra ni falta nada, pero no acaba de conseguir ser una de sus grandes obras. Es un buen libro de ciencia ficción, pero no alcanza el nivel de otras obras del mismo autor.

En definitiva, un buen libro de ciencia ficción en el que se nos hacen preguntas interesantes, y en el que se nos presenta una teoría interesante relacionada con la Teoría de la Incertidumbre, pero que no deja de ser una parte menos interesante de la bibliografía de Card en comparación con otras. Sin duda, mucho más cercano a los gustos actuales que algunas de las antiguas, pero aún no consigue ser genial sin rebajar demasiado el tono que quiere darle a las obras. Por supuesto, no hay que olvidar una de las máximas que Card parece seguir de manera consistente en sus sagas, un primer libro bueno, y luego empieza a írsele la pinza. Cosa claramente demostrada tanto en Alvin, el oficial como en Ender el Xenocida. Si bien es cierto que hay contraejemplos, como Las Naves de la Tierra, lo cual probablemente nos diga todo lo que necesitamos saber acerca de la saga que se inicia con este libro: si sigue pareciéndose a Las Naves no se le irá la pinza y seguirá con el mismo tono. Aparte, sí que hay determinados detalles que incitan al lector a preguntarse por lo que sucederá en el siguiente libro.



Impresión general
Puntuaciones
Ciencia: 8
Personajes: 6
Estilo: 7*
Descripciones: 7
Coherencia: 8

*Si eres fan de Card súmale otro punto. Si además te encantó Las Naves de la Tierra súmale otro más y otro a Ciencia. 

1 comentario:

  1. Me interesaba mucho esta novela, pero estaba esperando a ver alguna reseña. Ahora estoy seguro de que la leeré xD.

    ResponderEliminar