6 de septiembre de 2011

Las siete llaves de Balabad

En un país árabe, un tesoro lleva aguardando quinientos años a que el país alcance una paz duradera para salir a la luz. 

Título: Las siete llaves de Balabad
Autor: Paul Hogan.
Editorial: Montena
Fecha de Publicación: 15/09/2011
Sinopsis: A Oliver Finch no le está resultando nada fácil adaptarse a su nueva vida en la antigua y polvorienta Balabad, en el Próximo Oriente, donde su padre ha sido destinado como reportero. Echa de menos Nueva York y su antigua vida: los amigos, la comida e incluso el béisbol. Tras seis meses viviendo allí solo ha hecho un amigo de su edad, Zaheer Mohammed Warzat ul-Hazis (Zee para abreviar). Pero un caluroso día de verano, mientras pasea por el ruidoso mercado de Balabad, un comerciante de alfombras les cuenta que una valiosísima alfombra ha desaparecido de la mezquita. Esa alfombra única esconde en su tejido un secreto relacionado con Agamon, antiguo rey de Balabad, y su desaparición es señal inequívoca de que alguien anda tras la pista del inmenso y legendario tesoro de la ciudad. Oliver no tardará en descubrir que esta historia es algo más que un viejo cuento persa...

Opinión: Nos encontramos ante una novela de corte histórico pero donde la historia es inventada, aunque probablemente basada en alguna zona del Medio Oriente. Desde luego la cultura de Balabad coge muchas cosas de países como Afganistán o Pakistán. Es un libro que sin duda bebe de libros como "El último Catón" pero los centra en vez de en personajes  adultos en personajes jóvenes con el cambio de perspectiva que eso produce. Tenemos, por tanto, un cambio entre las perspectivas de nuestro protagonista indiscutible, Oliver, y la de un personaje del pasado y la de los malos de esta época.

Con estas tres perspectivas alcanzaremos a vislumbrar una trama que nos lleva desde un punto indeterminado del pasado, de hecho uno de los contras de esta historia imaginaria es precisamente que los períodos históricos están difuminados, hasta la actualidad más cercana. Por un lado tenemos la ordalía por la que pasa Bahauddin Shah, un consejero del rey, y por el otro la investigación de unos robos en la época actual y cómo eso se relaciona con Zee y Oliver. De esta manera, vemos como unos jóvenes muy avispados van atando cabos lentamente, hasta llegar a descubrir al culpable de los robos. Una cosa muy positiva de este libro es que es único, autoconclusivo vamos. Aunque sigues con interés las próximas aventuras de Oliver, no te deja ninguna necesidad de leer más libros para ver el final del caso. Y entre tanta trilogía y sagas inacabables siempre es bueno encontrarte con libros autoconclusivos. Además, la trama se cierra perfectamente, sin dejar ningún cabo suelto. Bueno,  excepto por la relación de los tres personajes principales... pero eso es un triángulo juvenil.

Y es que los personajes jóvenes son los que más llaman la atención porque muestran cómo la amistad no requiere que se comparta ningún exceso. Gente de distinta cultura, o de distinto estatus social, como son Zee, Oliver y la chica que conocen a mitad del libro pueden ser amigos perfectamente. Si bien es cierto que los dos chicos ante la belleza inusitada de la chica, se quedan embobados y embelesados perdiendo la capacidad del habla en ocasiones. Además, está genialmente descrito ese momento que hace que Oliver se sonroje y cómo intenta atisbar la misma reacción en su amigo. Primeras reacciones de atracción hacia el género femenino descritas de una manera sencilla y divertida. No son "pasionales" ni se enamoran perdidamente. Simplemente no saben cómo reaccionar. La verdad es que capta perfectamente el espíritu aventurero  al mismo tiempo el temor a lo extraño que todos los niños tienen. Por otro lado, los adultos también están perfectamente caracterizados, aquellos a los que conocen los niños como buenos adultos les ocultan cosas a los niños, mientras que cuando estamos en las otras perspectivas conocemos más de los adultos porqu se muestran más. En general me ha gustado mucho cómo separa las generaciones de los personajes.

El estilo es muy, muy ligero. Donde las novelas "adultas" de este género te dan charlas acerca de la historia que rodea a determinado objeto o a determinada persona, aquí tenemos una  explicación concisa pero perfectamente ilustrada para jóvenes (como son nuestros protagonistas). No se excede en las descripciones, pero tampoco se queda corto. Aunque hay unas cuantas erratas en el libro, son erratillas tontas más que fallos gordos. Y las ilustraciones que acompañan al texto son bastante buenas, muestran algunas escenas del texto de forma que sea más fácil hacerte con la idea de lo que está pasando. No tiene muchas, eso sí... he echado en falta una ilustración justo al final y otra que deberían haber puesto la primera vez que Oliver se viste "a lo autóctono. Pero en general están muy bien situadas.

En conclusión, un libro cómodo de leer, sin grandes pretensiones pero con muchas enseñanzas subliminales. De esas que los jóvenes cogen e interiorizan pero que no son capaces de decir. Un libro muy interesante, además, para acercarnos a la parte menos conocida de algunas culturas árabes. Lo que siempre es bueno dada la crispación general hacia el Islam. También una buena novela para hablar de la integración cuando viajas a una zona con una cultura muy diferente de la propia.


Impresión general
Puntuaciones
Cultura: 8
Personajes: 7
Estilo: 8
Descripciones: 6 
Coherencia: 7

2 comentarios:

  1. Pues es un libro que me llamaba y cuando he visto que dices que le da un aire a El último catón, pues va a ser que lo quiero leer mas si cabe

    Gracias por la reseña ^^

    ResponderEliminar
  2. Hace mucho que lo estoy buscando ¿dónde puedo encontrarlo o descargarlo?

    ResponderEliminar