29 de junio de 2011

La llamada

Escuchó el hacedor hablar de unos extraños seres que se contaminaban con la presencia de los humanos, pero cuya compasión era máxima. 

Título: La llamada
Autora: Olga Guirao
Editorial: Minotauro
Páginas: 224
Sinopsis: Una novela sorprendente e impactante de la mano de una de las mejores voces de nuestra narrativa actual. Este relato comienza con una llamada. Gracia Durán, una oscura y solitaria compositora de música clásica cuyo amante acaba de morir, recibe una misteriosa llamada en mitad de la noche, a consecuencia de la cual acudirá a una extraña cita en las afueras de Barcelona y tendrá un primer encuentro tan imprevisible como espeluznante. Después de eso, ya nada volverá a ser lo mismo para nadie. De pronto, en la insidiosa oscuridad de una noche de tormenta, ha dado comienzo una siniestra cuenta atrás para toda la humanidad. La llamada es una novela impactante y sorprendente, narrada con una prosa cuidada y sin artificios que llamará la atención del lector más literario.

Opinión: Muchas veces nos quejamos de no encontrar originalidad en los libros. Bien, pues ese no es el caso para nada con este libro. Para empezar, por la voz narrativa, que es de las cosas más inesperadas de la historia (y eso que se descubre en las primeras páginas, pero tiene mucho que decir) Para continuar, por el tema tratado, o, mejor dicho, por cómo trata el tema. Que no os voy a decir, porque se trata de una de esas cosas que impactan al leerlo.

Hay mucha filosofía en este libro, tanto desde el punto de vista directo, con monólogos del narrador, como desde el punto de vista indirecto, cuestionando al lector. Además, no es una filosofía que se haga cansina, ni siquiera en el caso de los monólogos, sino que se trata de una filosofía que explica ideas de una manera muy directa y sencilla. Personalmente, como amante del lenguaje que soy, el tema de creer en un lenguaje inmanente que imposibilitara decir mentiras me parece que eliminaría algunas de las barrearas entre las personas, pero al coste de la imaginación. De tal manera que puedo entender las tesis que la autora pone en boca de sus personajes, pero no estar de acuerdo.

Por otro lado, en cuanto al libro en sí, sin mirar demasiado todos los debates filosóficos que genera, podemos hablar de un libro muy bien construido en la trama, y en los personajes, pero que no describe físicamente, pero con un motivo, que no importa realmente la descripción física de los personajes. Esto es difícilmente aceptable por muchos lectores, pero la autora se esfuerza en que no necesitemos dichas descripciones, pues realmente lo importante de los personajes que nos encontramos en este libro es su alma y su mente. No su forma física. Después de leer muchos libros de corte juvenil, donde las descripciones físicas no solo abundan sino que generan una cohorte de seguidoras de los personajes, es tremendamente innovador encontrarnos con un libro donde la descripción psicológica y espiritual de los personajes alcanza cotas rara vez vistas y sin embargo la descripción física brilla por su ausencia.

El libro está dividido en dos partes claramente diferenciadas, tanto por los personajes como por el ambiente que se vive. Por un lado tenemos "El silencio de Dios" y por el otro "La recuperación del Eden". Los mismos títulos os ponen sobre aviso acerca de la importancia de la espiritualidad. En el primero se nos presenta una situación y avanza lentamente, en el segundo, por contra, es el momento de la acción, de arriesgar y luchar por conseguir un objetivo. Quizá resulte extraño para muchos la elección de los títulos. Personalmente, cuanto más lo pienso, más acertados me parecen.

Uno tendría dudas acerca de dónde ubicar este libro, pero en el fondo, no deja de ser un libro de ciencia-ficción, pero cuya idea principal es alcanzar al lector y hacerle replantearse conceptos sobre los que se basa mucho de nuestra visión del mundo. Sí, no es lo típico que podemos encontrar en un libro de ciencia-ficción, sino una vuelta de tuerca nada esperable. Sin duda, cualquiera que lea este libro tendrá la necesidad de debatir algunas de las ideas que aparecen en él.

No quiero desvelar algunos de esos debates, ya que son centrales a la trama, incluyendo aquel al que he hecho referencia. Sin embargo, sí que quiero hablaros de uno de los temas que trata y que resulta muy importante. La soledad como resultado del lenguaje. Estoy bastante de acuerdo en la idea que surge del libro, que el lenguaje nos separa, pues es capaz de contener mentiras y medias verdades, de omisión y de herir directamente. Pero también es capaz, como demuestra la literatura desde hace siglos, de unir y de hacernos atisbar con interés otros mundos, privados de cada autor. Y no solo desde ese punto de vista, también desde el punto de vista más discreto de usar el lenguaje para alcanzar un consenso o para observar distintas cosmovisiones, nos da un camino extraño y valioso desde el que alcanzar cotas más altas de comunión y de vivencia. De tal manera, es imposible para mí pensar en el lenguaje como el verdadero problema.

En definitiva, no nos encontramos con un libro común, sino con un libro que nos sorprenderá y nos conmoverá, si le dejamos, hasta la médula. Un libro donde lo importante no es tanto el aspecto físico sino el espiritual. Donde todo lo que se trata es mostrar cientos de puntos que el lector no se había planteado nunca. El primero de ellos, que surge pronto, es "¿Qué nos hace pensar que somos la especie más evolucionada del universo?" No es un libro que vaya a apreciar directamente el lector de ciencia-ficción normal, sin embargo, aquellos de vosotros que os atreváis a darle una oportunidad, os encontraréis con un libro especial, que, sin duda, se os quedará en el recuerdo.


Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 7
Originalidad: 9
Trama: 7
Filosofía: 9
Estilo: 9

2 comentarios: