17 de junio de 2011

Crónica Donde los Árboles Cantan

Damas y caballeros, me encuentro ante vuestras mercedes con la ardua labor de narrar lo que aconteció cierto sábado del mes perlado, en que una juglaresa mostró el retrato de la joven noble cuyas aventuras relatara en su última obra.


Antes del mediodía, cuando el sol se encontraba en su cénit, nuestros valientes buscaron un sitio donde refugiarse de su ardiente mordedura. Un pabellón blanco sin bandera iba a servir muchas horas después para descubrirles un secreto único, que bien podía valer un reino. En sus ojos brilló el desconcierto cuando observaron que, a pesar del largo tiempo que aún faltaba para dicho evento, no iban a ser los primeros en llegar al lugar. Y es que allí se encontraron con un grupo de irreductibles amantes de Laura, nombre por el que respondía nuestra juglaresa. Cual leones preparándose para la caza, se agazaparon para esperar la revelación que habían ido a buscar. Algunos, los afortunados, consiguieron apoyar sus espaldas contra la pared del pabellón, que ya por entonces vibraba ante la avalancha de aplausos que le esperaban más adelante. Algún que otro amable guardia se acercó a reprimir las ansias de gritar y de cantar que exhibían nuestros héroes.

Y fueron lentamente pasando las primeras horas; la literatura centró la elevada conversación de nuestros sabios. Ni el sol ardiente, ni la fresca brisa cambiaban la disposición de nuestros héroes. Más tarde, los más previsores, quienes habían traído desde sus hogares hogazas de pan del día, embutido para rellenarlo y fresca agua para acompañarlo, se dispusieron a dar cuenta de sus exiguas provisiones.

Un tiempo después, cuando la espera ya empezaba a hacer mella en el ánimo de nuestros valientes, decidieron aprovechar el tiempo de ocio y refrescar sus conocimientos literarios por medio de un juego, en el que aparecieron personajes de obras tan dispares como Robots del Amanecer o Canción de Hielo y Fuego, mas sin olvidar a quién habían venido a ver, pues varias veces apareció cierto individuo con sangre de serpiente, o un ángel de quien se decía que había llegado a ser demonio y humana al mismo tiempo. Además, también vieron desde su posición animales firmantes, que no parlantes, quienes les hicieron cuestionarse acerca de sus posibilidades vitales, y su resistencia a la cocción, que sin duda sufrían.

A lo largo de todo este tiempo, paulatinamente fue creciendo el séquito que había de asistir al evento, hasta llegar a circundar prácticamente el pabellón. Dicho séquito, compuesto de al menos cien buscadores de toda información acerca de la archiconocida juglaresa, mas sigilosamente infiltrados por curiosos, desconocedores del valor del evento al que iban a tener el honor de asistir, no se mantuvo en calma con facilidad, sino que cada cierto tiempo había risas y gritos. Pero, para amenizar la espera, se les ofreció un espectáculo digno de cualquier viaje en el tiempo: ni más ni menos que un legionario romano haciendo guardia alrededor de la puerta. Aun cuando no se pudo ver su gladius en acción era increíble ver cómo se apoyaba en su pilum.

Muchos de los buscadores fueron interrogados por nuestra adorada Oráculo de Raden para descubrir sus motivaciones y sus conocimientos, mostrando así ser más que simples transeúntes. Lentamente, se iba acercando la hora. Cada vez se notaba más la impaciencia de nuestros valientes y en ese momento… ¡apareció una madre deseosa de implantar el orden y la ley en la espera! La tensión se podía palpar en el ambiente, pues su mirada, cuya expresión denotaba el desprecio, que sin duda sentía por nuestros aclamados héroes, decía: “vuesas mercedes, cuya presencia en aqueste lugar puede acabar ocasionando la posibilidad de que mi descendiente sea dejada a un lado, impidiéndole cumplir su destino, buscad otra misión donde depositar vuestras esperanzas”. Sin embargo, sus labios solo constataban ante los protectores del orden su negación ante la posibilidad de que alguien se entremezclase con nuestros buscadores, sin haber soportado las vicisitudes que tanto ellas como cualquiera de los presentes habían sobrellevado. Pronto tuvimos lo más parecido a un servicio de centinelas gratuitos contra los rufianes que se planteaban aparecer a última hora y aun así entrar. De repente, a última hora, se generó el caos ante la necesidad de trasladar todo el séquito de lado, provocando una estampida, debido a otro evento coincidente en el tiempo y el espacio.

Cris Ortega
Las horas iban pasando lentamente… y entonces se acercó una de las personas por las que estaban esperando: Cris Ortega, la retratista que puso rostro a la joven noble, protagonista de la historia que todos queremos conocer. Esta prodigiosa artista fue entrevistada por Alexia, Oráculo de Raden y Hacedora del Desierto.

Finalmente, después de ver acceder a la juglaresa a la que todos querían oír describir su nueva obra, dio por finalizada tan ardua espera y se abrieron las puertas del edén. Cual aves de presa, se lanzaron nuestros héroes en pos de espacios donde aposentar sus cuerpos. Con ansia, prácticamente todos con la mitad del cuerpo adelantado, mostraban su necesidad de saciar su curiosidad sobre la nueva obra de tan insigne juglaresa.

Las cámaras empezaron a grabar y los flashes a centellear. En el momento en que acabó la prepresentación audiovisual, en la cual aparecía la protagonista del evento contándole a su séquito secretos de profesión, un clamor surgió del público; querían ver a su adorada juglaresa; síntomas de motín empezaron a circular entre las filas. En ese momento, silenciosamente, entraron el caballero y las dos damas que oficiarían la ceremonia: Gabriel Brandariz, Laura Gallego y Cris Ortega. Una tela con el emblema de la editorial entretejido impedía ver el objeto de deseo de todos los allí presentes.

El editor, el caballero sito a la vera de nuestra juglaresa, presentó, como si fuera necesaria presentación alguna, a ambas damas. Entonces, ellas se levantaron, acercáronse a la tela que cubría la sorpresa y entre las dos la descubrieron. Anonadadas se encontraron, pues el lienzo estaba dado la vuelta, mas pronto pudieron ver con sus propios ojos la maravilla de retrato de nuestra joven noble llamada Viana. Un suspiro de satisfacción y sorpresa apenas contenido inundó la sala. La afamada artista habló acerca del proceso de creación de esa obra maestra que muchos ya han disfrutado.

Entonces llegó el siguiente momento importante: Laura Gallego descubrió ante ellos detalles acerca de la creación de la historia y después relató parte del primer capítulo, incentivando infinitamente la curiosidad sobre la obra que ya sentían nuestros valientes, pues presentó de ese modo tanto a la noble retratada, como al juglar que había de acompañarla, y no contenta con eso, se deleitó relatándonos una leyenda de tan augusto lugar como es el Gran Bosque. Tanta información satisfizo a los asistentes durante unos segundos, mas cuando tuvieron la posibilidad de rumiarla, intentaron sonsacar con malas artes a nuestra juglaresa los detalles más jugosos de la historia. Cuando descubrieron que era inmune a sus interrogatorios, llegó la máxima sorpresa, pues un afortunado se llevaría a casa el retrato de Viana que había presidido el acontecimiento.

Una mano inocente fue seleccionada y, a pesar de las nada sutiles coacciones por parte de algún que otro energúmeno, fue capaz de elegir sin ambages un ganador aleatorio. Una doncella se acercó a recibir su premio y aprovechó para inmortalizar su momento de gloria con ambas damas. Tras este sorteo tan maravilloso, les regalaron unas postales preciosas donde una de las hacedoras aparecía pues, afortunada ella, había tenido el honor de descubrir la historia antes que el resto de los mortales, y su opinión quedaba reflejada en la frase: “Una historia de amor como nunca antes se haya visto”.

En ese momento, cuando la afamada autora iba a firmar ejemplares de sus libros pretéritos, unos hombres de amarillo ejercieron de protectores del espacio y les sacaron, prácticamente a rastras a algunos, de la sala. Pero todo no acabaría así, pues muchos aún ardían en deseos de compartir espacio fotográfico con la autora. Y así, cuando ella salió, se encontró con una muchedumbre esperándola, a la que ella agasajó con una foto, o mil imágenes, mientras la artista se quedaba con unos pocos charlando. Finalmente, la juglaresa se despidió, disculpándose con todos los allí presentes, ya que no había podido cumplir lo dicho acerca de autografiar distintas obras. Sin embargo, el día siguiente transcurriría para ella entre firmas y libros, mañana y tarde.

A continuación, la Oráculo de Raden y Hacedora del desierto, Alexia, nos mostrará su arduo trabajo como reportera gráfica del acontecimiento con un vídeo, el cual ha tardado días en montar.



Y esta, damas y caballeros, es la crónica del día en que Viana fue conocida por todos y adorada por aquellos que estaban cercanos. Sin más me despido con la alegría de haberles mostrado una historia como pocas. 

¡Vótanos!

13 comentarios:

  1. Muy currada la crónica, y muy acorde con el libro. Se nota que está trabajada y que tiene horas de esfuerzo y dedicación. Lo pasamos verdaderamente bien, tenemos que repetir para Proyecto Mandala o lo que venga después. Menos mal que has cortado en el momento justo, no quería aparecer haciendo el ridículo ;) La portada una verdadera maravilla, leí en algún sitio que SM haría un vídeo sobre el proceso de creación de la portada :D Estoy deseando verlo.

    ¡Nos vemos!
    Hermochi.

    ResponderEliminar
  2. Buena crónica!
    Se nota que te lo pasaste bien ; )

    Beeesos!

    ResponderEliminar
  3. Khardan, eres todo un narrador de leyendas ;-)
    Me he fascinado la crónica, un besote medieval para vos.

    ResponderEliminar
  4. Ya os voté en facebook, o al menos lo intenté y me dió como bueno ò.ó

    Que sepas Alexia, que te odio por ponerme en el video ;OO; Es patético que salga yo de repente "Sí, soy fan ò.ó" Parece que me están metiendo algo por... ò.ó Y no me lo niegues XDDDD

    Nah, pero la crónica mola mucho *w*

    ResponderEliminar
  5. Qué bien escribes Khardan. Está genial la crónica, y el vídeo de Alexia. Os ha quedado muy bien.
    Ojalá hubiera estado ¡qué envidia! (algún año me sumaré)

    ResponderEliminar
  6. @Sennar: A mí me gusta mucho. ¡Es ese entusiasmo y ganas lo que hay que transmitir!

    ResponderEliminar
  7. ¡INCREIBLE! Me encanta xD La manera de narrar los hechos por Khardan es genial y el vídeo de Alexia ha sido superinteresante. Me encanta como se complementan los dos puntos de vista ^_^ Sois geniales.

    ResponderEliminar
  8. Es un libro que me muero por leer...pero habrá que esperar aún unos meses...

    ResponderEliminar
  9. Me ha faltado una cosa: palomitas XDDDDDDD Menuda crónica *______* Me ha encantado *_______________*

    Lo de girar la cámara en el momento portada... en fin XDDDDDDDY el "Qué guay" del fondo, ¿de quién es? XDD

    La portada es PRECIOSA, el único "pero" que le veo son las letras ¬¬ muy simplonas...

    Dioses, habéis conseguido despertar mi interés por el libro con el vídeo ¬¬ Megdé, quiero leer el libro...

    Oye, ¿no tiene Laura un trocito de lo que leyó puesto de firma en el foro? Soy fan de Oki xD

    Y el chico (¿Gabriel) apoyado y escuchando atento como si fuese un crío escuchando un cuento XD Dioses xDDDDDDDDD

    Os odio, ahora sí que tengo ganas de leerlo *v*


    GENIALOSA crónica *___* Merecéis ganar sí o sí.

    ResponderEliminar
  10. El "qué guay" con sus babas y chiribitas en los ojos es mío xDDDD

    ResponderEliminar
  11. Genial la crónica, no sabes la envidia que me has dado xD. Una pena no haber podido estar ahí u.u

    La portada es preciosa ^^

    -Mike

    ResponderEliminar
  12. cronica muy muy trabajada¡¡y el video me ha gustado mucho;)La portada es muy bonita,no la esperaba asi,muakss

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho la crónica y el reportaje. Se nota que le habéis puesto dedicación, y de las que he leído es la que más me ha gustado así que estáis más que votados

    Un saludo :)

    ResponderEliminar