9 de mayo de 2011

El trono de jade

Escuchó el hacedor hablar de tierras lejanas en plena guerra napoleónica, y de dragones muy especiales. 

Título: El trono de jade
Autora: Naomi Novik
Editorial: Alfaguara
Páginas: 468
Sinopsis: 
El capitán Will Laurence selló su destino al capturar de una fragata francesa el huevo de dragón imperial del que nacería Temerario. Juntos demostraron su valor combatiendo contra las fuerzas invasoras de Napoleón Bonaparte. Ahora China ha descubierto que el dragón está en manos británicas, y ha enviado a unos emisarios para recuperar al fantástico animal. Cuando Laurence se niegue a entregarlo, su desafío sólo tendrá dos salidas: la horca, o un arriesgado viaje junto a Temerario hasta el Lejano Oriente… Comienza entonces una largo viaje sembrado de trampas, peligros e intrigas que sólo reforzarán la magnífica amistad que hay entre Will y Temerario.

Opinión: Segunda parte de la saga, que no tiene visos de reducir ni su ritmo ni su calidad. Si bien en esta no se centra tanto en las batallas como sí lo hace en la sociedad y en la convivencia marítima y política entre dos culturas tan diferentes como son la china y la occidental de aquella época. Marca una importante diferencia en su trato con los dragones lo cual permite al autor generar controversia en el tema del trato a las personas en esa época, introduciendo el concepto de esclavitud y libertad de una manera muy acertada.

En cuanto a la trama, está mejor hilvanada que en el caso del primer libro de la saga, si bien es cierto que parte con la ventaja de ser los personajes ya conocidos e introducir pocos cambios en ese tema. Quizá hay un par de momentos un tanto extraños, sobre todo al final, donde parece que unas cuantas páginas más no hubiesen hecho ningún daño al ritmo de la novela. Quizá y solo quizá se le puede acusar de simplificar mucho y no mostrar todo lo que podría de la sociedad china, aunque es cierto que, dada la situación de los protagonistas, no me puedo imaginar un escenario en el que les dejasen completa libertad. 

Por otro lado, los personajes evolucionan desde el libro anterior de una manera muy clara. Como ya he dicho, apenas tenemos novedades en este apartado, aunque me hubiese gustado ver a Laurence relacionarse con alguna mujer china, sobre todo con la sorpresa que nos dan en un determinado momento de la historia, no se echa exactamente en falta. Los nuevos personajes cumplen su función siendo Hammond especialmente irritable y los chinos todo lo misteriosos y maleducados que uno esperaría de alguien que supone su cultura superior a la de los demás.

En conclusión, una muy buena evolución dentro de la saga, no se puede esperar que revolucione el género, pero sí que atraiga y resulte agradable a todos los amantes de Temerario y Laurence. Además, muestra la idea de las diferencias culturales entre Occidente y Oriente de una manera muy clara. 
Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 8
Historicidad: 7
Trama: 7
Dragones:9
Estilo: 7

0 comentarios:

Publicar un comentario