21 de abril de 2011

El beso del Highlander

Título: El beso del Highlander
Título original: The Kiss of the Highlander
Autora: Karen Marie Moning
Saga: Magic Highlanders 4
Género: Romántica +18
Editorial: Zeta
ISBN: 978-84-96778-48-1
Sinopsis: Encantado por un poderoso hechizo, Drustan MacKeltar durmió durante casi cinco siglos oculto en las profundidades de una cueva, hasta que una salvadora atractiva lo despertó. La joven bienhechora, que vestía y hablaba como ninguna, venía de un lejano futuro en que las Highlands -las Tierras Altas escocesas- se habían convertido en un montón de ruinas. Para salvar a su gente de ese terrible destino, Drustan regresó a su propia época -el siglo XVI- con la ayuda de Gwen Cassidy, esa joven del siglo XXI que había viajado a Escocia para animar su aburrida existencia... La muchacha recaló por accidente en el interior de una caverna subterránea y de ahí pasó directamente a los brazos del hombre más devastadoramente seductor que había visto jamás... Una historia de amor, una pasión más fuerte que el tiempo, entre un apuesto redentor y una atractiva pero insulsa dama.

Opinión: Sí, lo sé, llevo un orden muy raro con las reseñas de estos libros. Pero lo bueno es que luego podéis leerlo en el orden que queráis, consultando el índice de reseñas. ¿Y por qué estoy reseñando primero este, en lugar del de Dageus? Bueno, pues básicamente porque este es para mí el primero de todos y el único que puede tener una secuela (El Highlander Oscuro). Digamos que como los dos protagonistas son gemelos, van en un pack de dos. Y como Drustan es el mayor, pues va primero.
¿Por qué he dicho siempre que, para mí, esta saga comienza en este libro? ¿Porque fue el primero que leí? Puede, pero no solo es por eso, sino porque es el primer libro en el que te presentan al clan Keltar. Aquí conocemos a Drustan y Dageus, y al resto de su familia del siglo XVI, que irán apareciendo en el resto de libros hasta concluir la saga. Y es que esa es la relación que yo he visto en esta saga: ese clan. Luego puede que en realidad la unión de todo sean los tuathá, que tendría lógica, pero también lo tiene el que yo pensara eso. Pero bueno, dicho y explicado una vez esto, paso a reseñar este libro.

La historia empieza en el pasado, con la vieja Besseta intentando librarse del pobre Drustan, solo porque sus tejas le habían advertido que la esposa que él tomase mataría a su querido hijo Nevin. Pero para librarse de él no le mata, pues su hijo le hace prometer que no le hará ningún daño, sino que "contrata" a unos gitanos para que le hechicen y pueda así dormir eternamente, cual bello durmiente. Solo que en lugar de un beso de amor, para despertarlo hace falta sangre humana y luz solar. Le esconden en una caverna donde la luz solar no pueda llegarle y queda allí abandonado durante cinco siglos. El tiempo pasa para los demás, y la vida de todos los seres vivos avanza, cambiando el terreno, a la gente, las costumbres... y llegamos hasta Gwen, que se encuentra en Escocia con la tercera edad para encontrar a su príncipe azul. Sí, así de ridículo suena y lo es. La chica está desesperada por encontrar al poseedor de su flor y además con un mono de nicotina encima que no puede con él. Una de las cosas que más gracia me hicieron fue que sueña con convertirse en una protagonista como las de El décimo reino o Lady Halcón (el cual, por algún motivo, no traducen). Pero, por casualidades de la vida, Gwen acaba perdiendo su mochila y al ir tras ella se cae por un hueco acabando soterrada en una cueva. Con tal tino que, en lugar de caer al suelo, cae sobre el cuerpo inconsciente de un laird. La sangre que se ha hecho en las palmas y los rayos del sol hacen el resto, aunque bien podría haber sido con un beso, pues yo creo que el título del libro viene por esa reminiscencia a la Bella Durmiente...

Esta es la única novela de todas en la que vemos a un auténtico highlander de siglos pasados fuera de lugar. Quiero decir, él no sabe que se encuentra en el siglo XXI, así que sus reacciones y costumbres son como debieran en un tipo arcaico; empezando por el lenguaje, siguiendo por su modo de vestir, y acabando por sus formas de pensar y actuar. Por eso Gwen piensa que está como una cabra, porque no se cree que sea posible que él sea quien dice ser. Y el encontronazo de esas dos personalidades tan dispares provoca un choque increíble tanto física como emocionalmente. Sin embargo, Drustan le promete a Gwen una prueba para demostrarle que dice la verdad y se la ofrece en Bran Drochaid, donde realiza un rito druídico para regresar al pasado. Pero realiza mal los cálculos y no solo él desaparece, sino que ella se ve transportada al siglo XVI. En él, ella es una invitada y una extraña. El Drustan de allí no la conoce de nada y no quiere saber nada de ella, pues está apunto de casarse con su cuarta prometida. Sin embargo, Gwen no va a rendirse tan fácilmente e intentará seducirle por todos los medios, pues... ¿cómo se atreve a dejarla tirada, sola y desnuda, después de hacer que ella se enamore de él? Por suerte, cuenta con la ayuda de Silvan, el padre de los MacKeltar, un anciano muy curioso, y de Nell, la ama de llaves, para hacer que Drustan vuelva a enamorarse otra vez de ella, a pesar de todos los prejuicios que tiene.

Drustan es el segundo Keltar que más me gusta (Cian es el primero, como ya dije) porque él también pasa lo suyo. No solo se ha perdido cinco siglos, sino que ha perdido a toda su familia, y a su gemelo en particular. Dos veces. Drustan es responsable, el mayor, un líder. Lo que podemos ver de él en los libros siguientes no tiene nada que ver con este, pues en los siguientes ya se ha acostumbrado, dentro de lo que cabe, y no está tan perdido. Además de que es feliz y en este tiene que sufrir un poco para serlo. Pero su pareja con Gwen también me gusta. Es divertida y la evolución que tienen está muy bien llevada. Tienen una química especial, ya que ambos poseen unos cerebros bien peculiares en el campo de la física. El beso del highlander fue, de hecho, el primer libro que leí de esta temática, lo cual puede que influya un poco en mis sentimientos por el libro. De hecho, recuerdo que cuando lo leí, en ciertos momentos no podía evitar exclamar "¡hala! qué bestia" y me estaba refiriendo al lenguaje y palabras utilizadas, que no sé si serían cosa del traductor o que estaban expresadas realmente así. Pero en esta nueva lectura me lo ha seguido pareciendo. Quizá soy yo, no sé.

Y con respecto al final que mencionaba en el resto de reseñas... bueno, me resultó mejor llevado que el resto. La primera vez que lo leí fue un plan "no, esto no puede suceder así", pero después todo acaba bien y es muy bonito. Incluso Besseta, que en teoría es la mala, hace lo que hace con lógica y acaba con moraleja incluida. Lo peor de todo es el pobre Dageus... que acaba, como todo hermano pequeño, desplazado y solo. Se hace la promesa de proteger a Gwen y a Drustan, aunque para ello tenga que hacer cosas prohibidas. Pero esa es otra historia, que se os reseñaré en El Highlander Oscuro.

Citas: Como ya os dije, en este libro os pongo los famosos votos:
"Si algo debe perderse, será mi honor por el tuyo. Si algo debe quedar olvidado, será mi alma por la tuya. Si la muerte vuelve a venir, será mi vida por la tuya. He sido entregado".
Y el 'poema' para recordar:
"Allá donde vas tú voy yo, dos llamas encendidas por la misma ascua; el tiempo vuela hacia delante y el tiempo vuela hacia atrás, dondequiera que estés, recuerda".

5 comentarios:

  1. Me encantó ese libro, y el Highlander Oscuro es igual de bueno o incluso mejor!

    ResponderEliminar
  2. Ains me ha encantado tu reseña >.<

    Si bien adoro todos y cada uno de los libros de ésta saga, reconozco que los gemels MacKeltar son mi debilidad jejeje

    Por cierto, no se si lo viste pero amplié el plazo del desafio hasta el 23 de Junio que así vamos con calma y podemos disfrutar como es debido de estos fantásticos libros.^^

    Un besazo Alexia!^^

    P.D: Adoro los votos, son preciosos *___*

    ResponderEliminar
  3. Preciosa reseña!
    Yo me resistí mucho con las novelas de Moning porque el tema de viajes en el tiempo no me hacia mucho tilín pero Bea se empeñó y bendita sea, adoro a Drustan y Dageus bueno y Adam también xDDD
    De las serie creo que los de estos tres personajes son los mejores y los votos uff sencllamente preciosos.
    Un beso
    Dácil

    ResponderEliminar
  4. @Alishea: ¿23 de junio? xDD
    Vaya, y yo que iba a tener listo para hoy la reseña del Highlander Oscuro para al menos completar la subsaga de los MacKeltar en el desafío xDDD Bueno, si la tengo entonces genial, y si no la dejo para la semana que viene =P.

    ResponderEliminar
  5. Para mi este tambien fue el primero que lei de esta saga y por supuesto luego cayo El Higlander Oscuro, y geniales los gemelos, me encantan ^^

    ResponderEliminar