29 de diciembre de 2010

El asombroso Mauricio y sus roedores sabios

La Hacedora escuchó, entre las montañas de arena, un sonido dulce, de una flauta, acompañada de un largo maullido que más parecía una queja.


Título: El asombroso Mauricio y sus roedores sabios
Título original: The Amazing Maurice and his Educated Rodents
Autor: Terry Pratchett
Saga: Mundodisco (independiente)
Editorial: Plaza & Janés
Páginas: 300
ISBN: 9788401339066
Sinopsis: Es el timo perfecto... como no podría ser de otro modo, ya que lo ha ideado el asombroso Mauricio, el gato callejero con más labia y desparpajo de todo el Mundodisco. A ver, ¿sabéis ese cuento que habla de un pueblo, una plaga de ratas y un flautista? Pues resulta que Mauricio conoce a un chavalín con cara de tonto que sabe tocar la flauta y a un puñado de ratas un tanto extravagantes pero muy instruidas....El engaño funciona y la banda liderada por Mauricio ya ha desplumado a varios alcaldes con su pequeña «función». Pero cuando llegan a Mal-Baden, todo se va al garete. Porque en ese pueblo alguien está tocando una melodía distinta, más tenebrosa, y las ratas tendrán que descubrir la verdad..Ya no es un juego. Allí hay gato encerrado... y algo más.

Opinión: Jujuju. Era evidente que esta reseña tenía que hacerla yo, ¿verdad? ¿Cómo que no? ¿Pero vosotros habéis visto bien esa portada y la sinopsis? ¡¡Es un gato!! Claro que tenía que ser yo quien la hiciera. Aisss, qué pena.

Llevaba mucho tiempo esperando que saliera este libro. No solo porque el protagonista fuera un gato, ¡sino porque además es un gato de Mundodisco! Y un gato parlante en las manos del maestro Pratchett es una idea tan jugosa que no podéis dejarla pasar. Pero tranquilos, si no os habéis leído nada de Mundodisco no pasa nada. Este libro es autoconclusivo e independiente, además de juvenil, y no pertenece a ninguna subsaga del Disco, así que podéis leerlo sin problemas*. De hecho, no sé si será precisamente porque lo catalogan de juvenil, otra excepción que tiene es el hecho de que este libro cuenta con división de capítulos (una de las características que tiene la saga de Mundodisco es que no los tiene), introduciéndolos con una cita del cuento "El conejín tiene una aventura" que es, a su vez, otra historia que aparece en el libro. Y la edición es genial. Está muy cuidada con detallitos de ratas y gatos en las páginas (tanto arriba como en el indicador de número de páginas), lo cual siempre alegra a la vista.

El asombroso Mauricio, como habréis supuesto, es el gato y protagonista de esta historia. Un gato callejero, lleno de cicatrices y al que le faltan trozos de orejas que, de pronto, y sin saber cómo, puede hablar y pensar. Y si un gato puede hacer eso... estamos perdidos. Yo la primera. Porque los gatos ya de por sí son muy inteligentes, pero si a eso se le añade un intelecto aún más superior, entonces nos encontraremos en medio de un intento de dominación mundial. Y es que Mauricio sabe muy bien cómo manipular a la gente para conseguir sus propios deseos. Sobre todo a los humanos. Pero claro, no está solo, y tiene la mala suerte de toparse con quien menos le hace caso. La continuación del título añade a "sus roedores sabios", como les gusta que les llamen (en lugar de ratas amaestradas), que son una panda de ratas, también inteligentes de repente, que aunque también caen presa de los encantos (labia, más bien) de Mauricio, algunos empiezan a pensar por sí mismos y a rebelarse (y a descubrir sus mentiras). Melocotones es una de ellas, junto al pequeñín Peligro Alubias (no preguntéis por el nombre... él mismo se lo puso), que quieren "independizarse", dejar a Mauricio, dejar de "robar", e irse a vivir a una isla exclusiva para las ratas. A todo esto, Mauricio debe recordarse siempre su propio lema de "está mal comerse algo que puede hablar", aunque a veces resulte tentador...

Así que, llegados a este punto, Mauricio acuerda que se separarán una vez terminen el último trabajo. Porque, como él dice: "si va a ser la última vez, que sea a lo grande" (o algo así). Por lo que viajan hasta Mal-Baden, la última ciudad donde planean hacer el golpe final. Y para todo este plan cuentan con la colaboración de un niño humano con cara de tonto que lo único que quiere hacer es tocar su flauta. Pero este niño en cuestión, al que llamaré Hamelincito (xD Aunque en realidad, el verdadero cerebro es Mauricio), pero que en realidad se llama Keith, es muy raro, ya que solo le preocupa poder tocar su flauta, y Mauricio está muy inquieto con respecto a él, ya que es un humano, sí, pero no sabe en qué puede estar pensando y cómo poder controlarle. Aunque en realidad mola. Para colmo, al llegar a esa ciudad descubren que ocurren cosas muy raras, porque al parecer ya hay una plaga de ratas que tiene a todos los ciudadanos fritos y que incluso ofrecen recompensas por la colas de las ratas... aunque las colas que entregan los cazadores de ratas son muy raras... Y en todo esto, Mauricio y el chico conocen a Malicia, una chica muy del entorno, es decir, rara. Comprende las cosas muy complejas, pero las simples le cuestan. Además, es una excelente deductiva (en Mundodisco solo tienes que inventarte una historia cada vez más inverosímil, y acertarás), descendiente de las hermanas Grima, que escribían cuentos de hadas... sangrientos. Menuda joya. En realidad está como una cabra, pero es divertida cuanto menos. Así que este grupo intentará descubrir qué está pasando en realidad en esa ciudad, con la colaboración por supuesto de las ratas, pero no de las kikís (las ratas normales), sino de las inteligentes, las Transformadas.

Es una novela juvenil como ya he dicho, pero también muy del estilo de Pratchett, versionando el cuento de "El flautista de Hamelín", con una crítica de la sociedad, irónica, metida a fondo en la historia, plagada de humor. Por supuesto, también incluye temas reflexivos y filosóficos, gracias a las ratas que, como se han visto invadidas de repente por un cerebro inteligente, se han puesto a pensar y a preguntarse cosas. Algo que no a todos les gusta. Además, también saben leer y escribir. Pero como las letras humanas les resultan difícil, se dedican a dibujar mensajes, ¡por lo que también nos encontramos en el libro dibujitos de ratas!

Es un libro perfecto para iniciarse en este mundo y conocer al maravilloso Terry Pratchett. Una novela independiente que capta toda la esencia y estilo del autor que, si os gusta, os dará pie a animaros a empezaros la saga real de Mundodisco.
No defino mucho el estilo de Pratchett porque, a parte de las características que ya he mencionado, es bastante complicado. El narrador es omnisciente en algunas ocasiones y, en otras, simplemente, actúa como si se tratase de Mauricio. Ya lo iréis viendo y comprendiendo. De todas formas, preparaos para una novela inteligente y llena de referencias clásicas que espero que pilléis, porque sino os perderéis gran parte de la gracia. Y el final... el final es perfecto.

*Lo idóneo sería que conocierais un poco a la Muerte y a su socio porque, como en cada libro de Mundodisco, este hace su aparición (y me alegro un montón porque me encanta y es mi salvación) y tiene más gracia si le captáis (es el que habla en mayúsculas, por si queda alguna duda).

Por último os dejo este vídeo tan cuco que hizo RHM para promocionar el libro:

5 comentarios:

  1. Desconozco cuando pero algún día me leeré algo de este tipo, pero de fijo, seguro que me encanta :)

    Felices fiestas al equipo!

    Un beso, desde el hechizo!

    ResponderEliminar
  2. Pratchett es el amo! Con todo lo que me he leído de él y tengo a Mauricio y asus ratonnes sabios esperandome en la estanteria.

    ResponderEliminar
  3. Yo me lo estoy leyendo y, aunque al principio no me convencía nada (eso de los animales parlantes me desquiciaba), me he acabado enganchando xD. Probablemente lo termine esta misma noche :P

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Lo terminé anoche, y una vez más tengo que aplaudir al maestro del sombrero.

    ResponderEliminar
  5. Es un libro genial, con cosas tan increíbles... como ciertas en algunos casos. Los mejores momentos, sin duda, la lucha en el reñidero y la charla final.

    Lo gracioso es que tiene moraleja, y no solo una, y resulta tremendamente entretenido.

    ResponderEliminar