18 de octubre de 2010

La casa de los mil pasillos

Título: La casa de los mil pasillos (House of Many Ways)
Autor: Diana Wynne Jones
Saga: Howl's Moving Castle 3
Editorial: Nocturna ediciones
Páginas: 321
ISBN:  978-84-937396-9-0
Sinopsis: La vida de la joven Charmain Baker es, esencialmente, respetable. Sus días transcurren con una tranquilidad que sólo se ve alterada por las aventuras de los libros de los que apenas saca la nariz. Y entonces, un día, su tía Sempronia le anuncia que ha de ir a cuidar la casa de su tío (un tal William que, por lo visto, es mago) mientras él está fuera.
Charmain, emocionada por hallarse al fin ante «su propia aventura», parte de inmediato. Pero cuando llega a la casa, se topa con un laberinto de habitaciones extrañas a las que se accede según unas instrucciones mágicas muy precisas. Hay elfos, jardineros de color azul, comidas que se sirven solas, libros de hechizos para aprender a volar y, en resumen, todo lo que puede haber en la casa de un mago. Pero también hay pilas y pilas de platos sucios (y lavarlos no es, esencialmente, respetable), encantamientos que salen mal y un joven aprendiz de carácter despistado que afirma venir en busca del mago William.
En resumen, algo para lo que ningún libro le había preparado.
 
Opinión: Bueno, tras el concurso que organizamos para obtener este libro, habrá que venderlo un poco más, ¿verdad? Pues muy bien. En primer lugar, y aunque la editorial diga que es un libro que se puede leer independiente, La casa de los mil pasillos es el tercer libro de lo que hasta ahora es una trilogía de Howl's Moving Castle, también conocido como El Castillo Ambulante, y su secuela El Castillo en el Aire. Las historias son independientes, desarrolladas en diferentes países, y no son exactamente secuelas, pero los personajes del primer libro (Howl, Sophie y Calcifer) salen en los dos siguientes y, aunque en el segundo no tengan mucha presencia, hay sorpresas que si no te has leído El Castillo en el Aire te pueden estropear la lectura de este tercero. Como por ejemplo quién es Morgan... Aunque bueno, si sois fans de Howl no deberías dudar del orden. Si solamente queréis entreteneros... supongo que no habrá ningún problema, aunque recomiendo conocerles con anterioridad, leyendo primero los otros dos libros, para entender todos los matices y poder disfrutarlo aún más.

Yo desde luego voy a tratar esta reseña como la tercera parte que es, porque me he llevado una grata sorpresa con este libro en relación al segundo. Supongo que es porque en La casa de los mil pasillos Howl, Sophie y Calcifer salen muchísimo más y tienen mucha más importancia y protagonismo que lo tenían antes (exceptuando el primero, claro). Y eso se nota, por supuesto. La verdad es que creo que son los mejores personajes que Diana ha creado. Son tan carismáticos... que es una lástima que no tengan más libros dedicados exclusivamente a ellos. La verdad es que espero más libros ambientados en ese mundo, porque se lo merecen. Y puede que, precisamente por toda la presencia que tienen, este libro me haya evocado al primero en relación a la magia que les envuelve. Una magia única e indudablemente característica de Diana Wynne Jones.

En esta ocasión, la protagonista de este historia es Charmain, una chica respetable (o inútil, como lo prefiráis llamar) que lo único que sabe hacer es leer y comer. Un día, su tía Sempronia le incita a que cuide de la casa de su Tío Abuelo William, que resulta ser un mago que está enfermo y que durante los días en los que él esté ausente para que los elfos le curen de su enfermedad, ella tendrá que encargarse de la casa. Pero resulta que la casa es un absoluto vertedero, pues hay un montón de colada por hacer y platos sin fregar, de los que en teoría deberían encargarse los kobolds, que parecen estar en huelga. Por no mencionar que es una casucha minúscula, pero... que guarda una gran secreto. La casa es mágica. Y como ya podíamos apreciar en el pimer libro, una puerta puede conducir a muchos lugares. En esta ocasión, según a la dirección que gires tú misma, en lugar de girar el pomo, puedes estar en un lado u otro. Así que cuando aparece Peter, que no sabe distinguir la derecha de la izquierda, todo se vuelve aún más loco, dando a conocer más lugares de los que cabría esperar.

Tal como me pasó con El Castillo en el Aire, la protagonista de esta historia no me ha hecho ni fu ni fa. Los mejores son la familia de Howl y a cada página que leía esperaba encontrármelos. Lo que pasa es que el final que reciben es un poco apresurado y abierto. Muy abierto. Por eso quiero más libros... Jo, es que se lo merecen. La saga es "El castillo ambulante de Howl" por algo, porque ellos son los que valen y el resto de protagonistas son solo excusas para que ellos aparezcan. Me encanta el pequeño Twenkle, ez tan mono que hazta ze me pega el ceceo... xD

Si queréis conocer el inicio de esta historia, podéis leer los cuatro primeros capítulos que nosotros mismos tradujimos en su día, así como la carta que escribió la autora en el libro original y que en esta versión española no se ha incluído.

Opinión de khardan:
Estoy de acuerdo en que este libro recupera parte de la magia que se pierde en el anterior. Eso sí, tengo que decir que no estoy de acuerdo con que sólo Howl, Calcifer y Sophie merezcan la pena. Las discusiones entre Peter y Charmain (y las buenas intenciones de esta) me han parecido unos momentos cómicos e interesantes. El final, aunque tan acelerado como nos tiene acostumbrados esta autora, queda perfectamente hilado (y tremendamente gracioso en muchas cosas) también es cierto que cada escena y cada personaje forma parte del todo que es al historia (es decir, no hay partes inútiles en ningún momento).

Y repito, aunque es cierto que Howl, Sophie, Calcifer y Morgan dan mucha vida a la historia, el resto de personajes no me han parecido en ningún caso excusas, sino personajes muy interesantes en muchos sentidos. (Excepto el tipo sin color, que simplemente me parece un añadido inútil).

Vamos,que es un libro con el que te puedes iniciar en esta saga (aunque es mucho más recomendable empezar con Howl's moving castle, el libro) y ver lo impresionante que es el humor que destila por todos los poros. Además, se trata de un libro ligero (aunque no recomiendo su lectura en inglés si no se tiene bastante nivel, porque tiene una serie de palabras extrañas, y juegos de palabras, que complican la lectura).

5 comentarios:

  1. Me gustó, pero me gustaron más los anteriores. Aunque como el primero, ninguno. Los mejores personajes, sin duda, Howl, Sophie & cía :)

    ResponderEliminar
  2. Charmain mola, sin ella no habría libro, ya lo dijo la autora... A mí me encanta lo ignorante de la vida que es y las situaciones cómicas que de ello derivan xDD

    ResponderEliminar
  3. Bueno, yo por fin me lo pude leer xD. Me recordó tanto al primero que, aprovechando que tenia el día ermitaño, en cuanto lo acabé me leí El Castillo Ambulante del tirón, y ahora tengo una sobredosis potente xD

    Tengo que decir (y creo que suelto algún spolier) que de los tres es el que menos me ha hecho "tilín", la verdad. En comparación con los otros parece que casi no pasa nada. Es decir, Charmain y Peter las lían en la casa, Charmain va de vez en cuando al Palacio, y luego en cuanto aparece el elfo con los huevos de Lubbock pasan muchas cosas muy rápido, y de repente se acaba el libro xD En ese sentido me resulta mucho más entretenido el segundo, y el primero ya por descontado. Y puestos a comparar, tengo que añadir que la participacion de Howl, Sophie y Calcifer me hace muchisima más gracia en el 2º xD. Es decir, en su momento me estresé porque no daban aparecido, pero cuando resultó que llevaban saliendo todo el tiempo, me encantó. Aquí, pues bueno... Twinkle hace gracia, supongo que tiene su lógica, y es genial ver a Sophie de mala leche, pero me gustaban más los disfraces anteriores.

    Ahora bien, sin pensar en los demás, no ha estado nada mal. Chamain me recuerda un poco a la Sophie del principio, tan sosilla, con arrebatos de borderío, y con lo de "uy, así que soy bruja después de todo", aunque no tan carismática, desde luego. Mi favorito es el Rey xDDD Tiene pinta de ser una persona super entrañable.

    Y secundo que ya va siendo hora de que la familia Pendragon tenga otro libro centrado en ellos, porque me duele un poco que aparezcan como secundarios xD.



    pd: No recordaba que la casa de la hermana de Howl se llamaba Rivendell xDDDDD Adoro releer libros

    ResponderEliminar
  4. Con mucho pesar esté es el último libro de la saga Howl. Me esperaba que fuera como el anterior libro, una historia independiente donde algunos personajes iban a tener un papel secundario al final del libro y apenas fueran a aparecer Howl y Sophie, ¡pero no es así! Es verdad que la trama principal no gira en tornos a ellos sino a “Charming” (que de encantadora tiene poco xD) pero al menos tienen algo más de protagonismo que en el Castillo en el Aire.

    Charmain me parece (como a todos supongo) una niña repelente, mimada e inútil, pero es lo que le da vidilla al libro, ver cómo junto con Peter (que encanto de niño) se cargan la casa del mago. Pero al no ser personajes muy interesantes, a la que más cariño se le coge en este libro es Waif, ¡que perrita más adorable! *O*, eso hasta que aparece Twenkle (aunque su ceceo me pone muy nerviosa ¡menos mal que soy andaluza y estoy acostumbrada!).

    A pesar de que este libro me ha gustado más como continuación, me parece que hay mucho relleno al principio para llegar a la trama principal, y a partir de ahí todo sucede demasiado rato. Pero sin duda este es muchísimo más divertido que el Castillo en el Aire.

    La saga de Howl de Diana Wynne ha sido muy bonita y entretenida, pero me hubiera gustado que hubiera habido al menos un libro que girara de nuevo sobre Howl, Calcifer y Sophie de forma más directa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar