18 de agosto de 2010

Reseña de Solo quedan estas tres

Escuchó el hacedor el final de una de las mayores historias de amor, con un punto de vista masculino

Título: Solo quedan estas tres
Autora: Pamela Aidan
Saga: Fitzwilliam Darcy
Editorial: Manderley
Páginas: 432 (Ya podían haber sido más ;_;)
Sinopsis: Tras el rechazo de la propuesta de matrimonio a la encantadora, pero socialmente inferior, Elizabeth Bennet, Darcy tiene que conformarse con su evaluación de su carácter y con un futuro sin ella. En Sólo quedan estas tres, descubrimos el doloroso viaje interior de Darcy en su búsqueda por convertirse en el caballero que siempre soñó con ser y al que Elizabeth aceptaría por fin. Un encuentro fortuito con ella durante un viaje a Derbyshire brinda a Darcy una nueva oportunidad, pero las andanzas de su archienemigo, George Wickham, interfieren una vez más hasta arruinar toda esperanza de felicidad, a menos que Darcy consiga poner en práctica sus nuevas fuerzas.
La historia está vívidamente ambientada contra la colorida, histórica y política atmósfera de la Regencia; Aidan escribe con un estilo cómodo, cercano a Jane Austen, pero con un ingenio y humor de su propia cosecha. Aidan proporciona su propio reparto con personajes que aparecen originariamente en Austen, tejiendo un rico tapiz del pasado y presente de Darcy.

Opinión: Primero, decir que la sinopsis es una auténtica mentira. El rechazo, esa mítica escena, se produce en este libro, y no en el anterior. Ahora, pasemos a la definición de esta maravillosa obra. 

Primero, cualquier amante de Orgullo y Prejuicio encontrará aquí algo que en Orgullo y Prejuicio (y generalmente en todas las obras de época) parece prohibido, y es un personaje masculino cuyas emociones son pasionales y poderosas (no será hasta las Brontë cuando se descubra esta idea). Y es que Darcy es mucho Darcy, pero voy a dejar para el final al bueno de Darcy y me voy a entretener con el resto de personajes. Aunque poco voy a poder decir porque Darcy no nos muestra al resto de personajes apenas debido a la turbulencia de sus emociones. Pero vayamos a ello, y voy a empezar por el ángel, la auténtica maravilla que es Georgiana Darcy. Empezando por la búsqueda de respuestas que hace cuando ve a su hermano encontrarse mal, pasando por la forma que tiene de soportar a gente como Catherine Bingley (una auténtica arpía, quizá más en este libro que en el original incluso... aunque claro, es la perspectiva de un Darcy enamorado, que compara al resto de mujeres con el ideal que es Elizabeth) 

Veamos como, lentamente, como si no pudiera evitarlo nos muestra una humildad, en su forma de relacionarse con la sociedad, que es muy alejado del resto de personajes de esa sociedad. Continuemos por su auténtica y genuina preocupación por su hermano y su rápido juicio de Elizabeth como alguien en quien puede confiar. Es simplemente maravillosa en cada uno de los momentos, aunque hay uno en particular que me llegó al alma, cuando se encuentra a Dy y a Darcy llegando de juerga. Simplemente maravillosa en su papel de hermana pequeña que idolatra a su hermano. Al final, consigue hacer que su hermano la vea como la persona que es y no como simplemente algo que ser protegido. Y no solo eso, sino que es capaz de reconocer al ser humano que hay tras la máscara de perfección de Darcy. 

De Bingley y Dy, qué decir, suerte tiene Darcy de haber encontrado dos amigos tan leales, aunque el momento confesión acerca de sus sentimientos con Dy es impagable y el momento confesión con Bingley es inimaginable. Solo tengo que quejarme de pequeños, pequeñísimos detallitos que no me acaban de convencer, como por ejemplo que no se prometen el mismo día Bingley y Darcy...algo extraño, la verdad. Pero bueno, como personajes, se les nota completamente entregados a mostrarnos todos los aspectos de "Orgullo" de Darcy. 

Pero vamos a llegar a Darcy y Elizabeth. Qué decir de Darcy, valiente papanatas en los primeros momentos, con Rosings (aunque descubrir a Anna bien vale soportar la aparición de Catherine de Bourgh, desconocida por completo en Orgullo y Prejuicio y aquí mostrada como marioneta de los deseos de su madre) pero aún hay mucho más que decir. Sus sentimientos, tumultuosos,  no paran de mostrarse prácticamente de cada párrafo la mitad son sentimientos de Darcy. Cosa que no está mal, porque además no se hace pesado, sino que hace que empatices y sientas la lagrimita asomarse ante tamaño poder. Pero es en los momentos previos, cuando vemos la actitud de Elizabeth a través de los ojos de Richard y Darcy cuando nos damos cuenta de que, de alguna manera, fue natural que le diera alas a sus sentimientos. Y ese atrevimiento, el de pedirla en matrimonio, era impresionante visto desde su perspectiva. Pero todavía más interesante es ver cómo reacciona ante su rechazo. Nunca había leído con tanto gusto una novela tan centrada en los sentimientos. Porque no os engañéis, eso es lo que os vais a encontrar sobre cualquier otra cosa, sentimientos y más sentimientos. Las dudas, la desdicha, el honor, la fuerza, el deseo de proteger y cuidar, el amor más intenso, todo ello aderezado con unos personajes que ayudan, molestan y, en el caso de Lydia y Wickham, te hacen chirriar los dientes.

En definitiva, saga altamente recomendada, más el primer y el último libro, que hará las delicias de todo aquel que se haya leído Orgullo y Prejuicio

2 comentarios:

  1. Ña, solo pones a Gorgiana por las nubes... ¡Yo quiero ver a Darcy y ponerlo a él también bien alto! *__*
    Déjameloooo... aunque claro, primero tengo que leerme otras tantas cosas que me has dejado ToT

    Me muero por ver todas las escenas míticas de O&P que parecen haberse recogido en este libro: La declaración, el rechazo, la carta, la conversación con el señor Bennet... OMG, esa conversación quiero leerla ya *__*

    En fin, que una reseña poco objetiva, señor khardan. Solo tienes ojos para Georgiana... ¿y Lizzy qué? ¡Si casi ni la mencionas! o.O

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabes lo que sentías cuando al final de Orgullo y Prejuicio Lizzy no deja de preguntarse dónde estará Darcy? Pues con Lizzy pasa lo mismo, aunque tengo que reconocer que las últimas páginas (en las que ella aparece en todo su esplendor) me emocionaron muchíiiiiisimo.

    En cuanto a Darcy, ya lo he dicho, en este libro es unhombre que se tiene muchíiiiiisimos sentimientos y que evoluciona muchíiiiisimo. Pero es que Georgiana es adorable xD

    ResponderEliminar