29 de junio de 2010

Reseña de Deber y Deseo, Pamela Aidan

Escuchó el hacedor hablar de los azares que trajeron al Caballero junto a la dama, de los que nunca se hizo mención.

Título: Deber y Deseo
Autora: Pamela Aidan
Saga: Fitzwilliam Darcy, un caballero
Editorial: Manderley
Páginas: 443
Sinopsis: Fitzwilliam Darcy regresa a su propiedad rural de Pemberley para pasar la Navidad con su hermana Georgiana. El recuerdo de Elizabeth Bennet parece perseguirle a todas partes. Distraído y distante, Georgiana trata de averiguar qué le pasa. Él le cuenta sus encuentros con Elizabeth, pero también deja muy claro que, aparte de la opinión que la joven pueda tener de él, la posición social de la dama, claramente inferior a la de su familia, es un obstáculo insalvable para cualquier posible relación entre ambos. A su regreso a Londres, toma la decisión de olvidarla por completo y se propone buscar a alguna joven adecuada para ser su esposa. En su interior se impone un fuerte sentido del deber y del honor que supera momentáneamente a sus sentimientos.

Opinión: Vale, mira que me dijeron que no pasaba nada por saltarse este libro. Pero mi cabezonería se ha visto recompensada. Pero vayamos paso a paso.


Primera cosa de la que uno se da cuenta en esta novela: Los hombres (o por lo menos Darcy, que ya sabemos que es un caso aparte) tienen sentimientos y una férrea determinación a "olvidarlos" y hacer lo "correcto".
Porque un diálogo que marca un punto de ruptura es el diálogo con Bingley. Creo que pocos diálogos me han llegado tanto como ese en el que Bingley acepta que Jane no siente lo mismo que él. Porque, oh, como me dieron ganas de engancharle por el pescuezo y mostrarle que simplemente estaba siendo comedida, palabra que su hermana no conoce. Y aquí, en esta novela, vemos surgir el disgusto por la hermana de Bingley en Darcy, pero como todas sus emociones, de una manera controlada.
Eso sí, cada escena en la que "aparecía" Elizabeth, es decir, las conversaciones con Georgiana, o los paseos por Pemberley, me han hecho suspirar de emoción. Es increíble que él no sea capaz de aceptar algo que es obvio para cualquiera.
Mención aparte, como siempre, para Fletchet y Dy, aunque hubiese preferido ver más apariciones de este último, lo cierto es que, desde la fiesta en la que Darcy llama la atención por el nudo de su corbata (cosa que nunca me había parado a considerar que fuera importante... todo sea dicho) hasta la actuación de Fletcher en ese castillo embrujado, muestran la auténtica adoración que siente este por Darcy.
Pero es que aún hay más cosas en las que fijarse, y deleitarse, como las descripciones de las fiestas o las conversaciones con Georgiana. Porque sí, la principita es un personaje tan maravilloso, solo espero que en el tercer libro evolucione aún más y se deje influenciar más que un poco por Dy, que, por lo menos para mí, muestra claramente el deseo de pasar mucho más tiempo con Georgiana... Creo que todos nos entendemos *//*


Pasemos a la parte más pesada. La visita de Darcy a sus amigos de facultad (aunque importante por lo que descubre sobre sí mismo y por la petición de Fletcher, que por cierto, pobrecito, le destroza las ilusiones Darcy con ese "Entonces, ¿están aquí?" "¿Quienes?" "No... *suspiro* ¿va a buscar esposa entre esas? Después de Hertfordshire yo pensaba que..." "¿Qué pensaba usted, Fletcher?" "No... nada, señor") me parece un trozo de lo más pesado, aunque interesante para comprender el pensamiento "lógico pero cercano a lo gótico" que impregnaba la sociedad noble rural de aquella época.
Eso sí, después del alegato acerca de la pasión que hace Lady... me extraña que Darcy se acerque siquiera a Elizabeth, pero, como él dice, la pasión de Elizabeth está enfocada en los demás, mientras que la de Lady solo está enfocada en sí misma. Vamos, un auténtico alegato a favor de la Elizabeth que todos conocemos y amamos (y echamos amargamente de menos en este libro... a pesar de sus "apariciones")

En definitiva, un libro que emociona y que muestra cosas de otra manera ocultas,  escrito con un estilo muy interesante por lo cerca que intenta estar de toda la literatura gótica, pero al mismo tiempo parodiándola al poner a un personaje que ve la realidad en vez de a uno que no la distingue. Por no hablar de la excelente documentación sobre la época que muestra claramente la escritora. En serio, un diez en documentación, te hace creerte fácilmente que la sociedad de esa época fuera así, y te la muestra en todo su esplendor.
Ahora, si solo os leéis el primero y el tercero tampoco creo que os perdiérais demasiado, aunque tendríais el mismo salto en Darcy que vemos en Orgullo y prejuicio en vez de ver a un Darcy que duda, que intenta convencerse de la necesidad de cumplir con su deber y no sucumbir nunca al deseo. Y como al final se da por vencido. Que es una conversación tan interesante... Ah, y os perderíais al inimitable coronel Fitzwilliam, otro de los personajes que con esta revisión del magnífico clásico gana enteros. Un personaje sarcástico, irreverente, arropado por una familia amantísima.... en serio, todo un personaje. Las escenas en la iglesia son geniales, por lo menos en la primera no puedes sino reír al comparar a ese coronel con el otro.
Particularmente me gusta también ver el arrepentimiento en Darcy por sentir lo que siente hacia Wickham... hace mucho más creíble la evolución que luego se verá, porque simplemente tendrá que atemperar su disgusto.

En definitiva, y ahora sí, decir que es un libro recomendado para amantes de la novela histórica, romántica y para cualquiera que haya leído Orgullo y Prejuicio y se haya emocionado.

4 comentarios:

  1. ¿Principita? ¿Qué es eso? ¿Es que Georgiana es un poco marimacho? xDDD Pobre princesita... xDDDD

    "después del alegato acerca de la pasión que hace Lady... me extraña" ¿Lady qué? ¿Lady puntos suspensivos? XDDD (sorry, soy un poco cruel =P)

    La reseña no está mal, aunque realmente no digas mucho... ¿No se suponía que en este libro iba a ver conspiraciones políticas o una cosa así? Yo personalmente quiero hacer como papal y saltarme este para llegar directamente al tercero, que es donde está toda la chicha *__*

    ResponderEliminar
  2. No me he leído aún el primero pero es que no termino de decidirme, hay ya tantas versiones y libros inspirados en Orgullo y Prejuicio que el asunto me echa un poco para atrás...

    No creo que me decida por leerlo pero aún así gracias por la reseña!

    Un saludo
    Dácil

    ResponderEliminar
  3. aún me tengo que leer Orgullo y prejuicio de Jane Austen pero vi la película y me encantó =)

    ResponderEliminar
  4. Pues... un poquillo, en algunas actitudes (en otras es... muy de la época) En cualquier caso, sigue siendo uno de los personajes que espero que desarrolle mucho más, pero mucho más, en el tercer libro.

    Por otro lado, evidentemente, no os voy a desvelar que Lady es una furcia (aunque según el libro todas lo son, que conste, menos Elizabeth, Jane y Georgiana)

    Pues... yo no he visto ninguna trama política. Sí he visto una trama de terror gótico, muy al estilo de Otra vuelta de tuerca, pero desde el punto de vista lógico de Darcy todo parece mucho más claro.

    ResponderEliminar