13 de junio de 2010

Reseña de Bill, Héroe Galáctico

Escuchó el hacedor los quejidos y los sollozos de los soldados de todas las guerras. El futuro solo traía más.

Título: Bill, Héroe Galáctico
Autor: Harry Harrison
Editorial: Gigamesh
Sinopsis: Bill, héroe galáctico es el relato despiadado y satírico de las aventuras de un campesino incorporado a la fuerza al servicio militar del Imperio más decadente y corrupto de toda la historia humana.
Al Imperio no le importaba lo más mínimo sus héroes o ciudadanos. Vivian como cerdos y eran tratados como ratas. ¿Qué podían esperar? El Universo entero se hallaba en guerra, y la guerra en el espacio era tan sucia y terrible como en cualquier otro lugar.

Opinion: Bueno, la verdad es que me esperaba mucho más de esta novela en tres partes. En cuanto a personajes, Bill es incoherente entre la primera y la segunda parte. A alguien a quien le tratan tan mal en la primera parte no puede sentirse tan especial en la segunda. Pero lo cierto es que me esperaba mucho más humor, cuando lo que me he encontrado es una comedia satírica, en el sentido más basto del término. Es un humor basto, que se pierde si no has tenido la suerte de leerte los libros de ciencia-ficción a los que hace referencia implícita. O visto las películas, porque claro, yo el libro de starship troopers no lo he leído (y sí, sé que debería por la crítica antimilitarista que se hace...) pero sí que me he visto la película y he podido relacionar el entrenamiento que recibe Bill con la película...




Pero no es solo eso, al leer sobre Trántor en Asimov, uno se imagina una ciudad completamente eficiente, pero yo no me planteaba, por ejemplo, dónde iban a parar los desperdicios. Y de eso hace burla este libro, de esos detalles que la mayoría de los lectores damos por válidos sin pensarlos. Lo cual no está mal, pero no acaba de cuajar en muchos casos. Desde luego, las dos críticas más mordaces que hace son hacia el ejército y las motivaciones para hacer la guerra, y hacia la burocracia. Esa burocracia inútil que "hace funcionar el mundo" pero que es inherentemente estúpida. También me encanta la forma de burlarse de los famosos "15 minutos de fama" que todo el mundo tiene derecho a tener.

En definitiva, es cierto que, para mí, hay muchas cosas que podrían haber estado mejor, sobre todo en cuanto a sentido del humor, pero, si se lee como un libro crítico con la sociedad, merece mucho la pena. Sobre todo si tienes un sentido del humor un tanto macabro, o eres un amante de la ciencia ficción de la Edad de Oro. Eso sí, obligatorio para disfrutarlo el haber leído sobre Trántor y haber visto o leído Starship Troopers (la primera, el resto de las películas son prescindibles). No apto para quien espere una space opera. En serio, no os dejéis engañar por el título, no tiene nada que ver con Dune o con Star Wars.

Ah, una cosa más, el sistema de transporte interestelar en esta novela es uno de esos tan ridículos como la velocidad ridícula de Spaceballs, simplemente te lo empiezas a imaginar y no puedes evitar que te entre la risa floja, de lo imposible que es.

1 comentario:

  1. Este libro es una puta mierda, el autor no sabe ni las reglas ortográficas y gramáticas más básicas, cuanto menos componer una historia. Dicho sin acritud, simplemente es lo que hay.

    ResponderEliminar