11 de abril de 2010

Los hacedores, capítulo dos parte tres

Y continuamos la dinámica de los domingos con la continuación de los hacedores.



Alexia intentó controlarse un par de veces, infructuosamente. Cuando por fin terminó de reírse, colocó la tumbona volcada que había al lado y se sentó en ella.
─Bueno, os lo contaré. Pero… no os aseguro que no tenga que parar a ratos para poder reír a gusto ─dijo intentando mantener la cara seria─. Acababa de llegar y estábamos charlando tranquilamente cuando Khardan se fijó en un par de chicas que estaban sonriendo al otro lado de la piscina. Me dijo que iba a ir a charlar con ellas, porque estaban haciendo gestos en su dirección. Se tiró a la piscina, y empezó a nadar para atravesarla. La verdad es que tiene estilo ─dijo con voz divertida.
─¿Qué tiene que ver eso con que ahora haya caído al agua vestido? ─dijo Bra, con un suspiro de impaciencia. Su hermana siempre se iba por las ramas cuando contaba historias.
─Oh, ya lo verás, ya lo verás ─dijo con una sonrisa contenida Alexia antes de continuar─. Total, que estaba nadando cuando me fijé en una sombra enorme que se cierne sobre mí. Al girarme para echar la bronca a la persona que me estaba tapando el sol, ví a un tipo tremendamente musculoso con un bañador minúsculo, que estaba haciendo poses raras. Giré la cabeza rápidamente, crujiéndome el cuello por el camino, y vi que las chicas no señalan hacia el nadador, sino hacia el tipo que está poniendo poses.
─Oh, vaya. Qué mala suerte la de Khardan, ¿no? Mira que estar justo detrás el tipo ese ─dijo Daniel, con una sonrisa.
La única que mantenía una cara completamente seria era Bra, que miraba a Alexia instándola a que continuase la historia.
─Oh, pero si todavía no hemos llegado a lo mejor ─dijo Alexia, haciendo verdaderos esfuerzos para contener la risa que amenazaba con volver a impedirle hablar─. El tipo ese se me acercó y me dijo: “Oye, tu amigo acaba de huir de mí, qué tal si te vienes conmigo y te enseño mi cuarto”. Yo me quedé mirándole completamente anonadada. Su cuerpo brillaba, como si lo hubiera lustrado con aceite o crema solar.
─Vaya, las hermanas sois unas conquistadoras, no me cabe la menor duda ─intervino Sofía─. Espero que no os importe que una anciana como yo aproveche esta tumbona para ponerse cómoda mientras escucha una historia tan interesante.
Se dirigió a la misma tumbona en la que se encontraba Alexia, pero, antes de que llegase a ella, Daniel ya había acercado otra tumbona para que pudiera tumbarse cómodamente. Alexia hizo un ruido con la garganta, como si se la aclarase para poder continuar la historia.
─Me parece que a esta hermana no le gusta dejar de ser el centro de atención ─dijo Sofía, tumbándose tranquilamente en la tumbona.
─No es eso, pero a este paso, mi hermano volverá y ustedes no habrán oído toda la historia ─dijo Alexia, remarcando la relación que la unía con Khardan.
─Entonces apresúrate y termina la historia centrándote en por qué ha ido con la ropa puesta al agua ─dijo Bra con un tono de impaciencia.
─No se puede acelerar una buena historia ─respondió Alexia con tranquilidad─. Bueno, pues el tarado ese me estaba diciendo que si le acompañaba a su cuarto, aunque a saber que intenciones tenía. Y las dos chicas estaban mirando hacia aquí, una de ellas parecía estar enfurruñada mientras que la otra estaba riendo a mandíbula batiente. Khardan había llegado ya al borde opuesto. Se había chocado por el camino con un par de personas que no le habían visto venir.
─Supongo que se disculparía por molestar a esas personas, ¿no? ─preguntó Daniel.
─Por supuesto ─dijo Alexia─, al fin y al cabo, eran niños jugando con una pelota… así que simplemente se unió durante unos momentos al juego y como si no hubiera pasado nada. Después de divertirse un rato, continuó su camino hacia el otro borde y llegó sin más contratiempos. Allí, hizo un par de comentarios que no llegué a oír a las dos chicas. Las dos se quedaron mirándole con cara de incredulidad. Supongo que les diría algo del estilo “He visto que me estabais mirando…” Y no estoy segura de qué más les pudo decir. Pero vamos, que no consiguió lo que buscaba. Mientras tanto, el indeseable seguía intentando llamar mi atención. Aunque que volviese el rostro parecía haberle molestado, y estaba empezando a subir la voz con sus preguntas. Estaba empezando a molestarme de verdad.
─Supongo que no sería tan idiota como para intentar forzarte a acompañarle, ¿verdad? ─preguntó Bra, repentinamente preocupada.
─Al principio no, pero parece ser que pensó que su musculatura le daba derecho a intentar obligarme a ir con él. En fin, idiotas debe haberlos en todas partes ─dijo Alexia sin darle importancia─. Mi hermano volvió nadando ya que las chicas no le hacían caso y, según se acercaba, el tipo decidió que no quería enfrentarse con él. Me enganchó del brazo. Y yo decidí que no quería acompañarle. De manera que le hice un barrido, con lo que acabó en el suelo. Tras eso, le golpeé con fuerza en el estómago mientras caía. Se quedó retorciéndose en el suelo, creo que en ese momento querían llamar a seguridad los de alrededor, pero yo les dije que no era necesario.
Daniel miró con un poco de miedo a Alexia, era increíble que alguien que parecía tan frágil pudiera hacer tanto daño a uno de esos culturistas musculados.
─Querida, tienes que aprender a rechazar a los hombres sin hacerles daño ─dijo Sofía con una mueca de desaprobación.
─No me gusta que me intenten obligar a nada. Además, quería estar aquí para convertirme en el paño de lágrimas de mi hermanito, que después de que le rechazaran seguro que lo necesitaba ─respondió Alexia con una mueca burlona─. Total, que cuando Khardan llegó al borde de la piscina y vio al tipo en el suelo, sonrió y me preguntó si me apetecía tomar un helado. Yo le respondí que solo si era de chocolate, a lo cual me respondió que ese sabor era el que seguro que tenían disponible en la heladería.
En ese momento Bra es enfadó.
─¿Ibais a ir a comer chocolate sin mí?
─Uhm…. Esperábamos que te unieras a nosotros más tarde... ─respondió Alexia haciendo circulitos con los dedos─. En cualquier caso, le dije que no podía ir a la heladería con el bañador mojado. Él me señaló hacia los vestuarios y me dijo que por eso pensaba cambiarse en los vestuarios. Salió del agua y cogió una mochila que estaba al lado de la tumbona, para después dirigirse hacia allí tras hacerme un gesto de despedida con la mano.
─Oh, ¿sabíais que en el bar de la piscina también os ofrecen helados? No teníais por qué ir hasta la heladería del segundo piso para tomarlos ─dijo Daniel─. Aunque entiendo a Khardan, es mejor alejarse cuando te has llevado un corte tan grande.
─Creo que él lo decía porque había oído hablar de la camarera de la heladería en términos muy halagüeños ─comentó Alexia─. Total, que cuando Khardan estaba volviendo, el indeseable que me había estado molestando había decidido darse una segunda oportunidad. Parece ser que decidió que mi hermano era su competencia y, mientras Khardan avanzaba por el borde haciendo el tonto, pero ya vestido como le habéis visto antes, le empujó deliberadamente al agua. Lo peor fue que Khardan, para no caerse se giró en el aire como pudo e intentó agarrarse a su atacante, con tan mala suerte que le dio una patada en sus partes y le arañó el brazo. Ahí fue cuando me dio el ataque de risa ─Alexia rió un poco al recordarlo─. El tío se dobló de dolor. Mi hermano salió con esfuerzo a la superficie, debido al peso de los vaqueros y decidió quedarse dentro hasta que el tipo ese se hubiese alejado. Las dos chicas se acercaron al pobre tipo vapuleado y le ayudaron a irse, mientras miraban mal a Khardan. En ese momento fue cuando avisaron a seguridad de que había alguien vestido en la piscina.
─Bueno, en cualquier caso, parece que ya está todo resuelto ─dijo Daniel─. Aunque debería imponérsele una multa o sanción según el libro de normas.
─ ¿A quién? ¿A Khardan o al otro? ─dijo Bra exaltada─. Porque es evidente que nuestro hermano no tiene la culpa.
Alexia le hizo un pequeño gesto a Bra que les pasó desapercibido a Sofía y a Daniel.
─Ahora, si no os importa iremos a ver qué tal se encuentra ─dijo Alexia, levantándose y agarrando el brazo de Bra.
Daniel y Sofía las observaron mientras se marchaban. Daniel con la vista fija en Bra, su madre pasando la mirada de una a otra. No les parecían unas chicas normales. Tendrían que tener cuidado con ellas.
─Cada día sube gente más interesante a este crucero, madre ─dijo Daniel, recostándose en la tumbona que había dejado libre Alexia─. Sin embargo me parece que ya sabemos quiénes serán el sacrificio para Tetis.
─La diosa siempre agradece los regalos interesantes ─respondió Sofía.

4 comentarios:

  1. ¿Tetis? ¿Diosa? ¿Sacrificio? ¿De qué está hablando? O__O

    Esta parte se ha notado que, o bien se ha escrito rápidamente, o bien Alexia no respiraba mientras hablaba xD

    Por cierto, esta parte, como ya te dije, es muy de El nombre del viento: «No se puede acelerar una buena historia» xDD

    Y... no sé por qué, pero se me hace muuuy raro lo de "ustedes no habrán oído la historia". Sobre todo teniendo en cuenta que también lo dice por Bra... o.O

    Y bueno, la historia y el motivo de por qué estaba mojado con ropa... siento decirlo, pero está muy cogido por los pelos... =S

    ResponderEliminar
  2. Alexia no respiraba. Es una zombi xDDDDDDD

    Ya, pero el ustedes incluye a Sofia y a Daniel... por tanto (aunque solo sea por Sofia, el ustedes está bien dicho)

    Pues a mí me parece una buena idea... pero claro, es mía xD

    (y basado en hechos reales :roll:)

    ResponderEliminar
  3. ¡Oh Dios! ¿¡Dónde nos hemos metido!? ¡Es una secta! T.T nos quieren sacrificar ToT. ¿Quién dijo que esta era una historia normal? xD

    Resulta que Khardan es un ligón…menudo hermanito se han echado estas dos jajaja. ¿Y con estas Bra debe fiarse de Khardan? mmm… bueno, me da que va a ser el único del que van a poder fiarse.
    Este crucero está lleno de gente muuuu rara…empezando por los tres hacedores xD
    Con el culturista me he acordado de mi hermano y el gimnasio xD, me he partido. Así se hace Alexia, que no se diga que por ser pequeña no puedes deshacerte de los moscones.
    Culturista 0- Alexia 1
    Y Khardan tampoco se queda atrás
    Culturista 0- Khardan 1
    Me ha encantando ese “querida, tienes que aprender a rechazar a los hombre sin hacerles daño” xD

    Osea que la cosa va de sacrificios, rituales y cosas así…me estoy empezando a acongojar por no decir algo más feo ;_; Todavía estan a tiempo de tirarse al mar y volver nadando a la costa ¿no? Aunque quizás quieran hacer eso, tirarlos al mar …. :$

    ResponderEliminar
  4. xD Así me gusta Khardan, que se note la humildad xD

    Yo también veo correcto el ustedes,esta dirigiéndose a personas que no conoce (o poco)y aunque Bra este, no sé, pero me parece que es lo correcto debido a la situación.

    ¿Basado en hechos reales?...uy...

    ResponderEliminar