28 de marzo de 2010

Los hacedores - Cap 2 Parte 1

Bueno, continuamos con las entregas semanales de los hacedores. Espero que os guste



Capítulo 2

Capítulo Dos: La partida.
Bra se despertó repentinamente. Entraba luz del sol por el ojo de buey que tenía su pequeño camarote. La ropa estaba tirada por el suelo. Una toalla colgaba de la puerta del baño. Ella sabía que era bastante áspera, debido a la ducha del día anterior. Tumbada desde la cama tenía una perspectiva perfecta para mantener todo el cuarto controlado.
El ejercicio del día anterior le había dejado secuelas, en forma de agujetas, que descubrió al intentar levantarse. Todos los músculos de su cuerpo rechinaron con el esfuerzo. Decidió darse una ducha caliente e intentar de ese modo reducir el dolor. Cuando se dirigía hacia la ducha, oyó golpes en la puerta.
─Señorita, servicio de habitaciones.
Bra se quedó mirando a la puerta desde el cuarto de baño. Conforme la puerta empezaba a abrirse, cerró la puerta y le echó el pestillo. Dio el agua de la ducha, para que acallase cualquier pregunta que pudiese hacer la chica de la limpieza, y se metió en la ducha. El agua cálida caía por su larga y rizada cabellera caoba, mientras se enjabonaba el cuerpo y se masajeaba los gemelos, para intentar relajar los músculos y sentir menos las agujetas.
La chica de la limpieza hacía bastante ruido, casi como si estuviese buscando algo en el cuarto. Para cuando Bra salió de la ducha, el ruido había terminado. Bra se anudó la toalla a la cintura y salió. Se encontró con que la ropa del suelo había sido recogida.
─Uhm… ¿y ahora… qué me pongo para ir a buscar mi ropa a la habitación de Alexia? ─se preguntó─ Aunque primero tendría que descubrir cuál es.
Mientras tanto, en otro camarote bastante alejado, una figura se movía en sueños. Alexia veía en sus sueños que una figura oscura la perseguía, y el suelo se bamboleaba, haciéndole perder el equilibrio y facilitando su captura. Al despertarse, dando un grito porque acababa de ser capturada, notó que el bamboleo del suelo continuaba. Ya se estaban alejando de sus perseguidores. Eso era algo que celebrar con un buen baño en ese jacuzzi tan enorme y, en su imaginación al menos, tan cómodo. Luego tendría que hablar con Bra y con Khardan para poder preparar su teatro perfectamente, aparte de ver si conseguía convencer a Khardan de cederle su sitio a Bra. En su mente, Khardan acababa cediendo cuando ambas se lo pedían, más por cansancio que por que realmente le importase la comodidad de Bra.
Se levantó, con el cuerpo cubierto por un leve camisón. Buscó en el armario la ropa que le parecía correcto llevar ese día. Se trataba de un pantalón vaquero, una camiseta de manga corta que llevaba estampado un oso amoroso de color rosa, y la ropa interior más cómoda que pudo encontrar. Intentando hacer el mínimo ruido, por si acaso Khardan estaba despierto y se le ocurrían ideas raras al verla salir de esa guisa de su cuarto, se dirigió hacia el cuarto de baño. El saloncito estaba vacío, la puerta de la habitación de Khardan cerrada y la del cuarto de baño donde se encontraba el jacuzzi estaba abierta.
Al llegar al jacuzzi, suspiró de alivio. No había tenido ningún problema en llegar allí sin ser vista. Dejó que el agua llenara el jacuzzi, activó el hidromasaje, y se metió. Relajada tras un baño, se vistió y al salir, se encontró con Khardan sentado en uno de los sofás, leyendo tranquilamente un libro.
Khardan levantó la vista, y, con una mueca burlona, silbó al ver a Alexia recién vestida y con el cabello todavía húmedo.
─Esa ropa te queda aún mejor que el vestido que llevabas anoche ─le dijo con una sonrisa socarrona─. Por cierto, tu hermana, ¿tenía ropa que ponerse?
«Oh, me había olvidado de Bra» pensó Alexia
Después de esa frase, Khardan volvió a su lectura. En ese momento, sonó la puerta.
─Señor, servicio de habitaciones ─dijo una voz conocida.
─Vaya, parece que nuestra hermanita ha conseguido una solución ─dijo Khardan alzando una ceja.
Alexia se acercó a la puerta y la abrió. Allí estaba Bra, vestida con el uniforme de la limpieza.
─Ya puedes estar dándome mi ropa ─le dijo Bra a Alexia nada más verla. Al ver a Khardan sentado en el sofá se puso recta, se acercó y dijo─. Señor, si no le importa que limpie la habitación.
─No, no me importa ─respondió Khardan con una sonrisa─. Es más, para que pueda hacerlo con más comodidad, me voy a ir a la cubierta ─en ese momento se acercó y le susurró─. Le aconsejo que utilice el aspirador y hable con su hermana. No tengo ganas de tener ningún problema.
Khardan se marchó por la puerta en dirección a la cubierta, donde le esperaba el aire salado y el agradable sol.
Haciendo caso a lo que el extraño le había dicho, Bra encendió la aspiradora. Alexia seguía mirándola anonadada. « ¿De dónde habrá sacado ese disfraz?» se preguntó.
─¿Qué estás mirando? No se me ha ocurrido ninguna otra manera de llegar hasta aquí… que me conozco las horas a las que tú te levantas… ─dijo Bra sentándose en el sofá en el que antes estaba sentado Khardan.
─¿De dónde has sacado esas ropas? ─preguntó Alexia intentando capturar el hilo de sus pensamientos.
─Cuando me he levantado, ha venido una chica de la limpieza, que ha limpiado completamente el cuarto mientras yo me duchaba. Cuando ha salido con mi ropa, la he perseguido por un par de pasillos con solo la toalla anudada. La he convencido de que me esperase en mi cuarto mientras yo llegaba hasta aquí con su carrito y su ropa.
─Oh, y ¿cuánto te ha costado convencerla? ─preguntó Alexia, disfrutando de la anécdota con una sonrisa.
─Uhm… he tenido que decirle que iba a ver a alguien muy importante para mí, que le había conocido mientras embarcábamos, y que no estaba segura de su habitación.
─Pues es raro que te haya dado este número de habitación y no el de Daniel ─dijo Alexia medio burlándose.
─¿Cómo sabes tú ese nombre? ─preguntó Bra asombrada.
─Cenó con nosotros ayer. Por cierto, tengo que comentarte una cosa. La única manera que encontré, o más bien me encontró, para subir a bordo fue que Khardan me “adoptase” como su hermana ─dijo Alexia─. De modo que, ¡Enhorabuena! ¡Tienes un hermano nuevo!
En ese momento fue Bra la que se quedó sin habla. «¿Por qué iba a hacer ese favor a mi hermana sin preguntar absolutamente nada?» se preguntó.
─Bueno, primero cuéntame qué es eso de la cena.
─Oh, resulta que Khardan ganó estos dos billetes VIP en una agencia de viajes, para él y para su novia, que le dejó antes de venir, y una de las cosas incluidas en la tarifa VIP era la obligación de disfrutar de una cena en la mesa del capitán el día en que se embarque, ─dijo Alexia intentando quitarle importancia─. Y así fue como ayer, sin esperarlo, me vi envuelta en una cena formal.
─Oh, recuerdo el vestido que llevabas… ¿de dónde lo sacaste? ¿Era de la novia de Khardan? ─preguntó Bra.
─No, parece ser que el guarda, al que Khardan tuvo que convencer de que me dejase subir como su hermana, habló con el capitán y le transmitió sus dudas acerca de la posibilidad de que yo tuviese ropa adecuada para la cena. De manera que el capitán Andrews, de una manera muy considerada, me envió ese vestido para que me sintiese cómoda durante la cena ─dijo Alexia sonrojándose ligeramente─. Y menos mal, iban todos tan bien vestidos… Encima tenía a una idiota rubia teñida en la mesa… Pero cuéntame, cuéntame, ¿Qué pasó con Daniel? Dijo que te había salvado, ¿es eso cierto?
─Pues… sí, es cierto. Aunque yo creo que hubiera podido librarme por mí misma, lo cierto es que su aparición fue providencial. En mi defensa debo decir que no esperaba que hubiera nadie por los pasillos del barco. Y nada, me acompañó y me invitó a ir a una cena con su familia ─ahora le tocaba el turno a Bra de sonrojarse─. Pero, si tú y Khardan estáis invitados a su mesa no puede ser tan malo, ¿no crees? Por cierto, ¿qué dijo de mí exactamente?
─Oh, fue muy halagador, dijo que eras inmune a su encanto ─respondió Alexia con una sonrisa─. Entonces, ¿no te molesta que te haya surgido un hermano de la nada?
─¿Un hermano? Podrías explicarme por qué ha aceptado Khardan participar en esta farsa ─dijo Bra con un tono un tanto ominoso.
─Yo… intentaba que mis lágrimas ablandasen al oficial para que me dejase esperarte dentro, pero parece que cuando Khardan me vio se despertó una vena caballerosa suya y decidió tratarme como una damisela en apuros. Lo que significa que se ha arrogado el papel de caballero andante, lo mismito que tu Daniel.
Bra sospechaba que no era exactamente lo mismo. No había visto a Khardan realmente interesado en su hermana, sino simplemente dispuesto a realizar una buena acción, mientras que Daniel no había tardado demasiado en mostrar su verdadero interés: conquistarla.
─En cualquier caso ─dijo Bra─, si él ha aceptado esta farsa, más vale que la representemos bien. Lo cual significa que no deberíamos dejarle solo para autocompadecerse por la pérdida de su novia. Y como ahora mismo estamos siendo bastante desconsideradas, tanto con la pobre chica de la limpieza como con Khardan, me das mi ropa y después continuaremos charlando. En cuanto le devuelva la ropa a la chica nos encontramos en la piscina ¿vale?
─Bueno… ─respondió Alexia dudosa─. ¿Eso significa que tengo que irme en cuanto te dé la ropa hacia la cubierta en busca de Khardan?
Suspiró y se dirigió a su cuarto, de donde salió con una bolsa en la que había bastante ropa, bastante arrugada, para un par de semanas en alta mar.
─Piénsalo, solo serán un par de semanas, luego seremos libres ─dijo Bra acariciando la mejilla a Alexia─. Ahora cada una a lo suyo.
Salieron de la habitación y se empezaron a moverse, una empujando el carrito de la limpieza hacia el ascensor y la otra hacia una puertezuela a la derecha a través de la cual entraba la luz del sol.
Al salir, el reflejo del sol sobre las olas cegó momentáneamente a Alexia, que se tropezó con alguien que estaba apoyado en la barandilla.
─¡Ten más cuidado, torpe! ─dijo una voz grave, que al llegar a la última palabra perdió el temple y volvió al semiagudo de un niño.
Cuando se le acostumbraron los ojos se percató de que el chico no debía tener más de doce o trece años. A lo lejos, recostado en una tumbona, leyendo y con un par de chicas charlando cerca, estaba Khardan. Se había quitado la camiseta que llevaba. Llevaba un bañador digno de un turista en Hawaii. Alexia intentó avanzar pero el chico estaba entorpeciéndole el paso, exigiéndole que se disculpase.
─¡Khardan! ─gritó, lo que hizo que el chico se apartase lo suficiente como para poder pasar─. ¿Te apetece darte un baño en la piscina? Yo te cuido el libro.
Khardan estaba mirando a Alexia asombrado. No llevaba puesto bañador, sino que seguía con la misma ropa.
─¿Has arreglado ya lo de nuestra hermana? ─preguntó tranquilamente
─Sí. Pero me ha dicho que dado tu estado de ánimo, no deberíamos dejarte solo. Así que, si no te molesta, siempre nos tendrás a una de nosotras como acompañante. ─dijo Alexia bajando el tono.
─Excepto en la piscina, a no ser que pienses bañarte con vaqueros ─dijo con una media sonrisa Khardan.

3 comentarios:

  1. Las conversaciones me han parecido muy naturales... aunque o Bra es una hermana muy mala por no preguntarme quién es Khardan ni qué opinión tengo de él, o es un error del autor ¬__¬
    Porque en serio... "dame la ropa ya que tengo a la pobre chica desnuda en mi cuarto, el resto me da igual".

    Y la relación entre Bra y Khardan es bastante extraña también. Vale que no se conozcan, pero... la forma en que se tratan (Bra haciendose pasar por la de la limpieza sabiendo que Khardan le había visto ya en el pasillo y que sabía que era la hermana de Alexia...) es muy rara.

    Si eso se tratara mejor me gustaría más, porque es que es bastante confuso. Y Alexia no debería estar tan relajada ni confiada... que parece que ha bajado toda la guardia con Khardan. Me gustaba más el primer día (vease "ayer").

    Pero todo esto se te puede perdonar, ya que estás obligado a escribir para poner un cacho cada semana. Pero luego lo tendrás que retocar.

    ResponderEliminar
  2. Para mí más que bajar al guardia es que sabe que en mitad del mar ya no puede hacer nada.
    En cuanto a la relación de Bra y Khardan... a mí me parece muy natural que intente pasar desapercibida ante él... puede ser uno de los malos.

    Acerca de lo primero... si has confiado lo suficiente para dormir en el mismo cuarto... no puede ser taaaan malo ^^

    ResponderEliminar
  3. Creo que estas cosas solo le pueden pasar a Bra, lo de quedarse sin ropa y tener que perseguir a la camarera xD, la voy a bautizar como chica-toalla (luego se queja de las cosas que le pasa).
    Alexia con pesadillas. Menos mal que por fin el barco ha zarpado. Aquello de lo que escapan las dos hermanas ¿las seguirá en el barco? Sigo con ganas de saber qué narices es tan importante para escapar.
    Y yo creo que Khardan no va a ceder su habitación, después de qué la gano él…si sus dos nuevas hermanas se ponen pesadas creo que las tira por la borda xD (¡ei! Es el hermano mayor, no sería de extrañar)
    No me imagino a Alexia con una camiseta de osos amorosos (¿la verdadera Alexia- la de carne y hueso quiero decir- tiene una y no me lo ha dicho? O.o)
    Digo yo, cómo saldrá esto de ser hermanos los tres, ¿meteremos la pata por algún lado? ¿alguien se dará cuenta de lo poco que nos conocemos? Parece un reto interesante
    Y digo, si la intención de Khardan no es aprovecharse de mi hermanita (ejem) ¿cuál es? Por muy buena persona que sea alguien, a mi me sigue resultando extraño ¿ De verdad que Khardan no tiene malas intenciones con mi hermana?, o mejor dicho, ¿ de verdad que no tiene intenciones de ningún tipo? ¬¬ mmm
    Una pregunta, el crucero eran dos meses, Bra dice que solo serán un par de semanas y entonces serán libres, es decir ¿sea lo que sea en una semana dejara de ser un problema?
    @.@ WAA! Cuántas dudas. ¡Yo quiero saber más!

    La forma de comportarse de Bra y Khardan…no han sido presentados formalmente de todos modos (lo que me recuerda que si Daniel fue observador ¿no le extrañara el comportamiento de estos dos la primera vez que se encuentran?).
    Según lo que dice Khardan…tienen que cuidarse de los malos…cualquiera podría ser uno…me parece que esto de crucero de relax va a tener más bien poco xD
    Y en cuanto a lo de la guardia…duerme en su camarote si no se fia chungo -.-
    Y por ahora no se me ocurre nada más

    ResponderEliminar