12 de febrero de 2010

Mini-serie: Lost in Austen

Maravillada por la historia de Orgullo y Prejuicio, esta Hacedora pensó en cómo sería su vida si fuera como en el libro. En qué pasaría si se introdujera físicamente entre sus páginas y en cómo sería conocer al amor de su vida. Y todo ello lo descubrió finalmente con Lost in Austen:

Título: Lost in Austen (Perdida en Austen)
Título español: Persiguiendo a Jane Austen
Año: 2008
País: Reino Unido
Capítulos: 4 (2 DVD's)
Duración: 45 minutos cada capítulo
Sinopsis: Amanda Price es una chica londinense algo desencantada con su vida y su novio, cuyo refugio para olvidarse de sus problemas es la lectura de su libro favorito “Orgullo y Prejuicio” de Jane Austen. Una noche, en el baño de su apartamento, se encuentra con la mismísima Elizabeth Bennet, que ha llegado a su mundo a través de una puerta detrás de la bañera. Hacen un intercambio y Amanda acaba entrando en el mundo de los Bennet mientras Lizzy se queda en la época actual. Asombrada, Amanda se da cuenta de que ha llegado justo al principio del libro y tendrá que desenvolverse lo mejor que pueda en la sociedad de principios del siglo XIX mientras espera con ansia conocer al idolatrado Mr. Darcy.

Opinión: Recomendada 100% a todo amante de Jane Austen y de Orgullo y Prejuicio. Aviso que para verla y disfrutarla plenamente, hay que conocer la historia a la perfección para apreciar los diversos detalles que no se explican en profundidad y que solo se dejan entrever.

Me lo he pasado bomba viendo la serie. Es tan... real. Sí, a pesar de que es imposible. Es real porque es cierto que muchas veces, cuando leemos un libro, queremos meternos en la historia, formar parte activa de ella, por no decir que a veces queremos ser los protagonistas y que nos pasen cosas como las que viven ellos. ¿Y quién no ha querido ser alguna vez como Lizzy y conseguir a un tipo como Darcy para ella sola? ¡Hablamos de Darcy! Pero, por otra parte, como buena amante de la historia que se cuenta, te gusta la pareja que forman ellos dos, Darcy y Elizabeth, así que no quieres que se estropee. Pues eso es lo que le pasa a Amanda, la protagonista del siglo XXI de esta historia. Adora el romanticismo de la época, de la relación entre los protagonistas y por eso, aunque ella también quiere experimentar esa sensación, no puede estropear la historia. ¡Es una de nosotras! Y por eso es tan real.

Capítulo 1: Empieza la historia. Amanda conoce a Lizzy y, por accidente o por sus deseos, acaba intercambiándose con la protagonista de su novela favorita. Conoce a la familia Bennet y descubre que se encuentra en el comienzo del libro. Sin creérselo todavía demasiado, conoce al señor Bennet y descubre su nombre de pila, cosa que en el libro nunca se menciona. Ese es uno de los puntos más interesantes de la serie. No es solo revivir nuevamente la historia con un "intruso" en ella sino, además, descubrir detalles que no se resuelven y que por qué no, podrían ser ciertos. Se mantiene la personalidad de cada personaje con una facilidad... Es increíble. Se puede apreciar también que, cambiando una o dos cosas de la historia y modificándolas, la trama cobra aún más signficado y es planteada de una forma totalmente distinta, pero posible. Como el caso de Wickham o el de Caroline, o los hermanos de Collins... Y cómo los señores Hurst no aparecen (como sucede en la película de 2006) ni la hija de Lady Catherine.

Pero volviendo al contenido de la serie, Amanda hace referencia a Colin Firth como Darcy por la mini-serie de seis capítulos que le dedicaron a Orgullo y Prejuicio en 1995 y cuyo actor, en ese papel, era ese mismo. No hablan de la película de Keira Knightley (supongo que porque barren para casa, ya que la mini-serie fue producida por la BBC, es decir, en Inglaterra), así que si no sabíais de la existencia de Colin Firth como Darcy es por eso, y por eso Amanda dice en este capítulo lo de "no se parece nada a Colin Firth". Sin embargo, una de las pegas que le pondría es que hacen ver que Lizzy tiene una habitación exclusiva para ella sola, cuando realmente comparte la cama con Jane, y la situación económica de la familia se ve un poco más aventajada.

Pero bueno, sigamos por el principio. Conocen al señor Bingley, que se supone que debe caer rendido y super enamorado de Jane, la mayor. Sin embargo, la presencia de Amanda empieza a torcer la historia y en lugar de fijarse en Jane, Bingley se fija en la "amiga de Elizabeth". En fin, continuando con la historia son invitadas al baile de Meryton donde se supone que Lizzy debe conocer a Darcy, pero Lizzy no está, lo cual empieza a desesperar un poquito a Amanda. Eso, sumado al hecho de que la historia de Jane tampoco es que vaya muy bien, y por eso intenta forzar un poco las cosas para que sean como deben. La obliga a ir a caballo (bajo la tormenta) a Netherfield Park (casa de Bingley) tal y como dice en la novela (en esta ocasión, dado que no parece haber ningún interés por parte del chico, no es la madre quien la obliga) y cae enferma.

Capítulo 2: Amanda se libra de los sentimientos de Bingley alegando que es lesbiana, así que como esa noticia en aquella época es un poco bastante fuerte, frena los intentos del caballero. Para curar a Jane de su enfermedad, Amanda le da un paracetamol que llevaba encima... ¿Es o no es divertido?
Llegan todas las "misses" Bennet a por una Jane recuperada y por el camino de vuelta, se les estropea el carruaje y son salvadas por el señor Wickham que, en cuanto Amanda lo ve, prácticamente le hace una cruz y evita que se acerque. Recordemos que ella conoce toda la historia y todos sabemos lo que pretende hacer Wickham.

Al llegar a su casa, la familia conoce al señor Collins, el odioso primo del señor Bennet. Como Lizzy no está (y se supone que la primera oferta de matrimonio va por ella), es Jane quien ocupa su lugar (dado que Bingley todavía no le ha dicho ni demostrado nada), así que como todos conocemos a Jane, Amanda busca a Charlotte Lucas (con quien Collins debería casarse en realidad) para impedir un desastre. Sin embargo, no lo consigue. El por qué y eso, os dejo que lo averiguéis solos porque es muy divertido.

Capítulo 3: Amanda es rechazada por la sociedad y Wickham le ayuda a volver. Se va hacia Rosings (casa de los señores Collins) para hacer las paces con Jane (por el intento de sabotear su boda) y prácticamente hace el recorrido que debería hacer Lizzy en la novela. Por lo que allí se encuentra con una cena inesperada en casa de Lady Catherine, donde está Darcy. Anteriormente, Amanda había ido a ver a Darcy para decirle lo decepcionada que se sentía hacia él y que no era como se había imaginado... En fin, que Darcy la despacha de una forma digna de ver. Sin embargo, como se supone que Amanda cumple el papel de Lizzy, Darcy empieza a enamorarse de ella en ese momento y la invita a Pemberley, junto a la señora Bennet y a Lydia, que accidentalmente se encontraban presentes, y que lo flipan un poco. El personaje de Lydia cambia bastante de entre todos, supongo que por las circunstancias, y por el hecho de que Amanda la está previniendo siempre de que no se acerque a Wickham.

Amanda conoce a Gorgiana (la hermana de Darcy) y descubre una verdad apabullante. En serio, es flipante. En esta mini-serie Wickham, en mi opinión, es el mejor personaje, mucho más que el idiota de Darcy. Con esos descubrimientos, y para que yo piense eso, tiene que ser fuerte...
Bueno, que Bingley al haber perdido al amor de su vida, culpa y apaliza a Darcy por ser el responsable de ello. Otra escena digna de ver. Y luego, Darcy se declara a Amanda, pero descubre que no es virgen y la dice claramente que no puede casarse con ella. Destrozada, Amanda decide tomarla con la copia del libro que llevaba encima y empieza a destrozarlo y a lanzarlo por el jardín y la fuente. No sé cómo serán las páginas de ese ejemplar, pero aunque estén mojadas, Darcy consigue recuperarlo y leerlo, lo que lo enfuerece por su contenido y el descaro de escribir su vida.

Capítulo 4: Darcy anuncia que se va a casar con Caroline Bingley y en ese momento, la señora Bennet recibe una carta de Lydia donde dice que se ha fugado con Bingley. Todo patas arriba, vamos. Nada es como debería ser. El señor Bennet se bate en duelo (o lo intenta) con Bingley y acaba abriéndose la cabeza. Tan malherido, Amanda decide que tiene que regresar a su época para traer de vuelta a Lizzy. Lo consigue, y Darcy la persgiue, por lo que tenemos a Lizzy y a Darcy en el siglo XXI. Digno de ver, en serio. El resto... os dejo que lo veais por vuestra cuenta.

Podría decirse que Amanda ocupa el lugar de Lizzy en la obra, pero en ningún momento deja de ser otra persona. Es decir, no es como si se convirtiera en Elizabeth Bennet. Ella sigue siendo Amanda Price, con su personalidad, su nombre y sus raras costumbres y expresiones. Es realmente como si se hubiera metido dentro de la historia como ella misma, sin ser de otra forma. Podría haber actuado como Lizzy, y podría haber calcado la novela, pero debido a su propia forma de ser, todos los cambios que se producen deben ser así. Porque al haber un "intruso" los acontecimientos, reacciones, y demás cosas deben cambiar.

3 comentarios:

  1. Guau, peazo reseña... desde luego, me han entrado muchas ganas de ver la serie *//* ¿alguna posibilidad de que guste por América para que tengamos una serie normal?

    ResponderEliminar
  2. *o* ¡Yo quiero verlaa! Pero, ¿dónde se puede ver? Tiene una pinta estupenda n__n

    ResponderEliminar
  3. Se puede descargar, pero para que sea más cómodo la puedes encontrar en youtube xD

    http://www.youtube.com/watch?v=j8zuPg4I-4w

    ResponderEliminar